meteored.cl

Tormentas dejan granizo del tamaño de una naranja en Francia

Después de varios días marcados por récords mensuales de calor, tormentas extremamente violentas dejaron daños significativos el domingo por la noche. En particular, estuvo acompañada de impresionantes granizadas entre Poitou y Berry, en la parte central de Francia.

En general, cuanto más grandes son los contrastes entre masas de aire, más violentas son las tormentas. Este domingo (22) por la noche no fue una excepción a la regla con el desarrollo de células de tormenta sobre Aquitania que luego llegaron a Charente y luego a Poitou. Fue entonces cuando las tormentas adquirieron un carácter supercelular con una intensidad particularmente marcada entre Deux-Sèvres y Vienne, donde se habían registrado temperaturas superiores a los 30°C en la tarde del domingo. En total, más de veinte departamentos estaban bajo alerta naranja por este riesgo de tormentas violentas.

Después de la primera celda de tormenta que azotó Auvernia entre el final de la tarde y el anochecer del domingo, Poitou experimentó un episodio violento entre las 20:00 h y las 22:00 h (local), con más de 8.500 relámpagos registrados y cerca de 2.000 impactos de rayos. El sector de Niort fue el más afectado con lluvias intensas que dejaron 21 mm en solo 30 minutos, y 33 mm en Ménigoute en el mismo período. Pero, sobre todo, las granizadas resultaron ser especialmente impresionantes. Los granizos alcanzaron localmente hasta 8 cm de diámetro en Frontenay-Rohan-Rohan, es decir, ¡más grande que una pelota de tenis!

Esta supercélula luego continuó su camino hacia Berry, a donde llegó entre las 22:00 h y la medianoche. Las precipitaciones también fueron intensas, con cerca de 27 mm acumulados en una hora en Pruniers (Indre) y rachas violentas que en ocasiones superaban los 100 km/h. Pero, una vez más, fueron las granizadas las que más estragos causaron, con granizos de 6 cm de diámetro.

La región de Châteauroux fue la más afectada, con un total de 150 construcciones dañadas, en unos quince municipios, siendo la mayoría casas cuyos techos resultaron comprometidos. Cientos de vehículos también sufrieron, numerosos impactos de granizo en su carrocería y parabrisas, algunos quedando incluso destruidos por completo. Los bomberos del Indre realizaron así unas 250 intervenciones durante la tarde y la noche en este departamento más afectado por los rayos, con más de 10.000 rayos registrados.

En toda Francia, entre el comienzo de la tarde y la mitad de la noche siguiente, más de 65.000 destellos iluminaron el cielo, y unos 18.000 rayos impactaron en el suelo. Tras esta tormenta, la más significativo desde el inicio de la temporada, las temperaturas se desplomaron, literalmente, con una pérdida de hasta 13 o 14 °C en 24 horas en el suroeste del país. Este es particularmente el caso de Burdeos donde el mercurio pasó de 33 °C el domingo a apenas 20 °C este lunes (23), al igual que en Aurillac donde los termómetros ya no superaban los 17 °C a principios de semana, tras marcar 31°C durante la noche anterior.