Impacto negativo del calentamiento global en las personas sólo empeora

Las olas de calor cada vez más intensas son una de las caras más mortíferas de la crisis climática. En este informe te contamos cómo nuestra forma de vida está en peligro si no se actúa responsablemente.

Olas de calor
Las olas de calor son cada vez más mortíferas a medida que la temperatura global sigue aumentando.

Los efectos del aumento global de temperatura que está viviendo el planeta en las últimas décadas va haciéndose notar en datos claros que van más allá de la estadística meteorológica. Según indica la revista científica The Lancet, los impactos negativos que el calentamiento global está ejerciendo sobre la salud de las personas sólo empeoran. Un reflejo de esto es el aumento en los decesos por causas vinculadas a las olas de calor.

Si bien ningún médico indicará como causa de muerte directa el calor excesivo, se pueden observar el incremento que se produce en las muertes asociadas a problemas cardiovasculares o cerebrales cuando se han registrado temperaturas muy elevadas durante varios días en ciertos lugares. De acuerdo a lo que refleja el diario El País, que toma los indicios señalados por The Lancet, con más calor hay mayor facilidad para la transmisión de enfermedades infecciosas como el dengue o la malaria, menos rendimiento de los cultivos, más población expuesta a los incendios forestales, y más horas de trabajo perdidas por las excesivamente altas temperaturas.

Hace 5 años, de la mano de la firma del Acuerdo de París, se lanzó The Lancet Countdown, que intenta rastrear los efectos del cambio climático sobre la salud humana. En el reciente reporte de este 2020, queda claro que ningún continente, país o comunidad está inmune a los impactos sobre la salud que está mostrando el cambio climático. En los últimos cinco años, todos los indicadores han empeorado considerablemente.

El calor mata como la pandemia de COVID-19

Uno de los indicadores que ha mostrado un drástico empeoramiento es el que se relaciona con las altas temperaturas y las olas de calor cada vez más peligrosas. De acuerdo al informe de The Lancet del que participaron alrededor de 120 científicos, detalla que en los últimos 20 años el aumento relacionado con el calor excesivo en personas mayores de 65 años ha aumentado un 53,7%. Sólo en 2018 el número de personas fallecidas como causa del calor excesivo alcanzó las 296.000 personas. Si bien en continentes como África o sectores de Asia, ese tipo de seguimiento es más complejo, la mayor cantidad de muertes se dieron en Japón, el este de China, el norte de la India, y Europa central.

Enfermedades
Curvas de comportamiento de enfermedades en las últimas 4 décadas.

Para ponerlo en contexto, el número de muertes asociadas al calor sólo en 2018 representa el 20% de las muertes producidas por COVID-19 hasta inicios de este diciembre de 2020. Esto indica lo complejo que resulta que la sociedad pueda contactar con los peligros relacionados con la crisis climática, y su rápida aceleración. Otros de los indicadores está relacionado con el aumento de enfermedades infecciosas como el dengue, la malaria (transmitidas por mosquitos), y las bacterias Vibrio. A mayores temperaturas, mejores condiciones para su transmisión.

En países con clima tropical, el aumento del dengue sigue siendo muy rápido de la mano de mejores condiciones para el desarrollo del mosquito Aedes aegypti, también vector de la fiebre amarilla. Entre los resultados de la investigación se señalan las graves consecuencias para las poblaciones que padecen inseguridad alimentaria ante una reducción en el rendimiento de los cultivos.

Calor, incendios y aumento en el nivel del mar

El alto costo en términos de vidas humanas y sufrimiento está asociado con efectos en la producción económica, con una merma considerable en la capacidad laboral potencial. La India e Indonesia se encuentran entre los países más afectados, con pérdidas de capacidad laboral potencial equivalentes al 4-6% de su producto interno bruto anual. Por ejemplo, en Europa, en 2018, el coste monetizado de la mortalidad relacionada con el calor fue equivalente al 1,2% de la renta nacional bruta regional, o la renta media de 11 millones de ciudadanos europeos.

En muchos lugares sensibles del mundo, se observa que los cultivos maduran demasiado rápido, lo que conduce a rendimientos inferiores. Otros datos son realmente contundentes, ya que es información fáctica más allá de cualquier interpretación. Por un lado, 128 países del mundo han sufrido un aumento en la exposición de su población a incendios forestales desde principios de la década del 2000. Y uno de los países que ha vivido un mayor aumento es Estados Unidos. Al mismo tiempo, entre 145 y 565 millones de personas sufren la amenaza del aumento del nivel del mar, que podría aumentar los desplazamientos y migraciones.

Los mismos combustibles que aumentan la contaminación del aire, son los que potencian el cambio climático. Es por ello, que anualmente mueren unas 7 millones de personas en forma prematura por causas ligadas a la contaminación del aire. De la misma forma que el COVID-19 demostró que ningún país resultó vulnerable a una pandemia de este tipo, de igual manera todos los países son vulnerables a una crisis climática que se acelera año tras año.