meteored.cl

Algo extraño está enviando señales desde el centro de la galaxia

Durante unas pocas semanas del 2020, una receptora terrestre detectó unas señales de radio muy extrañas que provenían del centro de la galaxia. ¿Qué dicen los expertos?

radio, señales, espacio
Unas extrañas señales de radio se detectaron seis veces durante el 2020.

Unas señales de radio muy extrañas están llegando a nuestro planeta desde el centro de la galaxia, y los científicos todavía no están del todo seguros de qué las está emitiendo. Se encienden y apagan, aparentemente al azar, y su fuente parece ser diferente a cualquier otra cosa que se haya visto antes. Definitivamente, esta señal está llamando la atención.

La fuente de esta radiación fue apodada "el objeto de Andy", en honor a Ziteng Wang de la Universidad de Sydney (Australia), a quien se lo conoce con el nombre de Andy y fue quien descubrió por primera vez las ondas de radio. Él y sus colegas detectaron seis veces las emisiones entre enero y septiembre del 2020. Lo hicieron utilizando el radiotelescopio Australian Square Kilometer Array Pathfinder y, más tarde, también lograron hacer más observaciones con el radiotelescopio MeerKAT en Sudáfrica.

Los investigadores encontraron que el objeto se encendía ocasionalmente durante unas pocas semanas, pero estaba apagado la mayor parte del tiempo. Cuando finalmente se iluminó de nuevo, en febrero de este año, varios meses después de la detección inicial, apuntaron algunos de los telescopios no radioeléctricos más potentes que existen en la Tierra y no lograron ver nada.

"Hemos mirado todas las longitudes de onda que podemos apuntarle, desde el infrarrojo hasta el óptico y los rayos X, y no vemos nada, por lo que no parece ser coherente con ningún tipo de estrella que entendamos", dice. David Kaplan de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, quien formó parte del equipo de investigación.

Hipótesis de la fuente

El hecho de que no fuera visible en ninguna otra longitud de onda descartó varias explicaciones posibles para este objeto, incluidas las estrellas normales y los magnetares, que son estrellas de neutrones con potentes campos magnéticos.

Hemos mirado todas las longitudes de onda que podemos apuntarle, desde el infrarrojo hasta el óptico y los rayos X, y no vemos nada, por lo que no parece ser coherente con ningún tipo de estrella que entendamos.

Cualquiera que sea el objeto de Andy, la polarización de las ondas de radio que provienen de él indica que probablemente tiene un fuerte campo magnético. Durante los destellos, su brillo varió hasta en un factor de 100, y esos destellos se desvanecieron extraordinariamente rápido, tan rápido como un solo día, hechos que sugieren que el objeto es pequeño.

Pero ningún cuerpo astronómico que conozcamos se ajusta a todos esos extraños rasgos. “Es un objeto interesante que ha confundido cualquier intento que tengamos de explicarlo”, dice Kaplan. "Podría resultar ser parte de una clase conocida de objetos, solo un ejemplo extraño, pero eso empujará los límites de cómo creemos que se comportan esas clases".

Según la publicación oficial, la fuente de radio altamente polarizada y variable, de espectro empinado, se encuentra ubicada a solo 4° del Centro Galáctico en el plano Galáctico. Exhibía un alto grado (∼25%) de polarización circular cuando era visible y se la bautizó con el nombre de ASKAP J173608.2–321635.