meteored.cl

Reducir el metano, la vía más concreta para frenar el cambio climático

Un reciente estudio muestra que las emisiones de metano causadas por el hombre, podrían reducirse significativamente si actuamos con voluntad y rapidez en su mitigación, más detalles, en la siguiente nota.

Gas metano
El gas metano se produce por la descomposición de materia orgánica, por filtraciones de los depósitos del subsuelo, por la digestión del alimento del ganado, entre otros, introducirse en la atmósfera y siendo parte de la capa de efecto invernadero.

Hace unos días la Coalición Clima y Aire Limpio (CCAC) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicaron una evaluación acerca de las emisiones globales del gas metano (CH4) causadas por el hombre, concluyendo que podrían reducirse hasta en un 45% durante la próxima década.

Si esto llega a cumplirse, tales reducciones evitarían casi 0,3 °C de calentamiento global para el año 2045, contribuyendo a su vez a cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5°C.

Detalles del estudio

La evaluación consistió en analizar por primera vez los efectos de la contaminación del aire, el calentamiento global vinculados al metano y los beneficios que podría entregar la mitigación de este gas.

El informe señala que la mayoría de las emisiones de metano causadas por el hombre provienen de tres sectores:

  • Combustibles fósiles: la extracción, el procesamiento y la distribución de petróleo y gas representan 23% y la minería del carbón 12% de las emisiones
  • Desechos: los vertederos y las aguas residuales representan aproximadamente 20% de las emisiones
  • Agricultura: las emisiones de ganado provenientes del estiércol y la fermentación entérica representan alrededor de 32% y el cultivo de arroz 8% de las emisiones.

Al identificar estas causas, la evaluación identificó iniciativas para implementar soluciones simples y rápidas con el fin de reducir las emisiones de metano a un 30% para el 2030. Por ejemplo, en el sector de los combustibles fósiles, localizando y reparando las fugas de metano para reducir su liberación.

Algo relevante es que alrededor de 60% de estas medidas son de bajo costo, el 50% de ellas podrían incluso hacer que las empresas ganen dinero si las implementan.

Ahora bien, no basta solo con estas medidas más específicas, sino que también hay que mirar hacia el horizonte y enfocarnos en un verdadero cambio hacia la energía renovable, la eficiencia energética doméstica y comercial y una disminución de la pérdida y el desperdicio de alimentos. Agregando estos objetivos podríamos reducir las emisiones de metano significativamente para el 2030.

Y ojo, que estas medidas adicionales no son necesariamente más difíciles, ni más lentas de lograr, de hecho, pueden ser incluso mucho más rápidas de implementar, es cosa solo de voluntad y tomar conciencia, ya que finalmente todas producirían múltiples beneficios.

Compromisos internacionales

Es muy importante que los países logren acuerdos respecto a este tema, y es así como durante la Cumbre de Líderes sobre el Clima celebrada el pasado mes de abril, se hizo un llamado a reducir el metano. Estados Unidos, tomó un compromiso a nivel nacional y mundial y también a seguir colaborando con la Coalición Clima y Aire Limpio como una prioridad climática.

El presidente Vladimir Putin, de Rusia, llamó a la acción global sobre el metano: “debemos tener en cuenta todas las causas del calentamiento global, sería importante desarrollar una cooperación internacional amplia y efectiva en el cálculo y monitoreo de todas las emisiones contaminantes a la atmósfera”.

La necesidad de actuar es urgente. Las emisiones de metano provocadas por el hombre están aumentando más rápido que en cualquier otro momento desde que comenzó a registrarse, en la década de 1980”.

Por su parte el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo: “Es importante que todos comencemos la lucha para reducir las emisiones de metano”, en tanto el presidente de Argentina, Alberto Fernández, también destacó su compromiso por un plan para reducir las emisiones.

A pesar de la desaceleración económica producto del COVID-19, que impidió que se alcanzara otro máximo de emisiones de CO2, la cantidad de CH4 en la atmósfera se disparó a niveles récord, según los datos publicados por la NOAA, siendo el responsable de aproximadamente el 30% del calentamiento global.

Récord diario de CO2: Nunca antes en la existencia de la humanidad alcanzó niveles tan altos.

La buena noticia es que, a diferencia del CO2, que permanece en la atmósfera durante cientos de años, el CH4 comienza a descomponerse rápidamente y la mayor parte desaparece al cabo de una década. Esto significa que disminuir las emisiones de metano ahora, puede reducir rápidamente la tasa de calentamiento a corto plazo.