meteored.cl

¡5.000 exoplanetas! NASA confirma nuevo hito espacial

El pasado lunes (21) se dio a conocer el último recuento de exoplanetas. En tres décadas, la humanidad ha detectado más de 5.000 mundos: planetas supertierra, subneptuno y algunos calientes con dimensiones similares a Júpiter son algunas de las variedades encontradas. Descubre más en este artículo.

exoplaneta
Telescopios espaciales y misiones interestelares apuntan al posible descubrimiento de vida en otras partes del universo.

El 21 de marzo, el Archivo de Exoplanetas de la NASA anunció la existencia de 5.005 exoplanetas confirmados. Desde hace 30 años, se descubren planetas más allá de nuestro Sistema Solar. Lo que contribuyó a este hito fue la reciente incorporación de 65 exoplanetas a la lista. "No es sólo un número", expresó Jessie Christiansen, directora científica del archivo, en un comunicado. "Cada uno de ellos es un mundo nuevo, un planeta totalmente nuevo. Me emociono con cada uno porque no sabemos nada de ellos".

Estas ansias de exploración de Christiansen y otros investigadores han permitido encontrar extraños mundos que orbitan distintas estrellas. El viaje de descubrimiento empezó en 1992, cuando el astrónomo polaco Alexander Wolszczan reveló los primeros planetas fuera de nuestro Sistema Solar. Estos mundos rodeaban una estrella aún más extraña, conocida como púlsar, un cadáver estelar que gira rápidamente y pulsa con ráfagas de milisegundos de radiación abrasadora, explica la NASA. En aquellos tiempos, los planetas eran detectados por telescopios terrestres. Pero cuando fue lanzado el telescopio espacial Kepler, “ayudó a los científicos a descubrir alrededor de dos tercios de los 5.000 planetas confirmados'', reconoce Christiansen.

El Archivo de Exoplanetas de la NASA hace un importante seguimiento, recopilando información de cada publicación científica asociada al descubrimiento de nuevos planetas, para poner a disposición de todos estos datos. Dentro del nuevo lote de 65 exoplanetas, se encuentran dos con tamaño similar a la Tierra pero con temperaturas cercanas a los 600 K (327 °C), lo que los convierte en “rocas calientes” sin posibilidad de vida en ellos.

¿Cómo se detectan los nuevos mundos?

No sólo existen planetas que orbitan estrellas más allá del Sistema Solar: también se conocen algunos que flotan libres de ataduras, llamados planetas rebeldes, que orbitan el centro galáctico. La mayoría de los exoplanetas descubiertos hasta ahora se encuentran dentro de la Vía Láctea. Al medir sus diámetros y sus masas, se pueden inferir sus composiciones. Algunos son similares a los del Sistema Solar, otros difieren por la mezcla de elementos: pueden estar dominados por hielo o agua, pero también por carbono o hielo. ¿Qué hizo posible este conocimiento?

Existen distintos instrumentos y métodos para detectar nuevos exoplanetas. Kepler y otros telescopios y satélites cazadores de planetas, como el telescopio espacial Spitzer y la misión TESS, nos permiten saber que hay más planetas que estrellas en nuestra galaxia: probablemente contenga cientos de miles de millones de ellos.

Es raro encontrar un exoplaneta a través de una imagen directa: sólo unos pocos se han detectado de esta manera. En cambio, se emplean métodos indirectos. Uno de los primeros fue el método de "oscilación", que consiste en rastrear ligeros movimientos hacia adelante y hacia atrás de una estrella, causados por tirones gravitacionales de los planetas en órbita. Otro comúnmente usado por telescopios espaciales es el método de “tránsito”: en este caso se miden las caídas de luz de una estrella cuando un planeta pasa por ella, bloqueando su luz.

Hasta el momento, el 30% de los exoplanetas confirmados son gigantes gaseosos, el 31% son supertierras y el 35% son similares a Neptuno. Sólo un 4% son planetas terrestres, o rocosos, como la Tierra o Marte. Próximamente, telescopios de última generación serán lanzados para realizar nuevos descubrimientos de exoplanetas usando una variedad de métodos, como es el caso del telescopio espacial Nancy Grace Roman. La misión ARIEL de la ESA, que será enviada al espacio en 2029, observará sus atmósfera.

Ya se encuentra en órbita uno de los más poderosos: el telescopio espacial James Webb tiene como objetivo encontrar signos vitales en los exoplanetas.