Chile avanza hacia el cierre de las termoeléctricas a carbón

La Cámara de Diputadas y Diputados aprobó en general el proyecto de ley que prohíbe la instalación y el funcionamiento de estas centrales a partir de 2025. ¿Qué significa esto?

chimeneas; vapores; termoeléctricas
Más un paso fue dado hacia el cierre definitivo de las centrales termoeléctricas a carbón en Chile.

#ChaoCarbón, un paso adelante. Este martes 27 de octubre, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó en general el proyecto de ley que prohíbe la instalación y el funcionamiento de centrales termoeléctricas a carbón a partir del 31 de diciembre de 2025. La iniciativa fue objeto de indicaciones, por lo que regresó a la Comisión de Medioambiente y Recursos Naturales de la Cámara para continuar su tramitación.

La Comisión ahora deberá votar las indicaciones que se le hicieron al proyecto de ley. Una de ellas es que el plazo de cierre no sea 2025, sino que 2039. Posteriormente el proyecto vuelve a la Sala con un segundo informe y ahí se vota nuevamente. De aprobarse, pasaría al Senado para su segundo trámite”, explica Pamela Poo, cientista política y especialista en políticas públicas y medioambientales.

¿Por qué urge adelantar el cierre de estas generadoras de energía? “En nuestro país se requiere del urgente cierre debido a que dichas centrales termoeléctricas se encuentran afectando los ecosistemas y la salud de los habitantes de cinco zonas de sacrificio en donde se encuentran concentradas 25 carboneras: Tocopilla, Mejillones, Huasco, Quintero-Puchuncaví y Coronel”, afirman desde Chile Sustentable.

Esta organización ecologista señala que “las personas que habitan las zonas de sacrificio y los ecosistemas que las comprenden, han tenido que soportar por décadas la contaminación y envenenamiento del agua, el suelo y el aire, exponiéndose a enfermedades respiratorias, neurológicas y cardiacas, quedando en el abandono, ante un Estado que no toma medidas que remedien y reparen los diversos efectos que generan estas empresas”.

Ana Lía Rojas, directora de la firma chilena de asesoría energética EnerConnex, destaca que esta votación en la Cámara revela que existe “comprensión transversal de que el carbón es un problema para acelerar la transición energética”.

La ingeniera comercial califica como “débil” el actual proyecto de ley, porque no incluye un “plan de inversiones de reemplazo de lo que saldría de carbón en MW a 2025”. Por lo mismo insta a que el Senado mejore los “mecanismos del retiro, que combine seguridad y competencia”.

De transformarse en ley, esta iniciativa adelantará el cierre de este tipo de plantas de generación de energía que el gobierno, encabezado por Sebastián Piñera, había comprometido para 2040.

Energía en base a combustibles fósiles

El carbón es uno de los combustibles fósiles que se utilizan para la generación de energía en nuestro país; además, se usan el petróleo y el gas natural. De acuerdo con las cifras de las Generadoras de Chile AG, el gremio que agrupa a las empresas que operan en este rubro, a diciembre de 2019 existían “12.534 MW de instalaciones eléctricas con tecnología a carbón, petróleo y gas natural, logrando una penetración del 52% en el sistema”.

En total son 38 centrales termoeléctricas en el país, de ellas, 28 operan en base a carbón. La empresa Enel Generación Chile anunció el cierre anticipado de Bocamina 1 y 2 ubicadas en Coronel, región de Biobío. La primera para diciembre del presente año y la segunda para mayo de 2022.

El ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, había señalado en septiembre que se estaba trabajando en “adelantar las salidas de seis centrales respecto al cronograma original, esto significa que entre 2020 y 2024 habremos reducido un 30% ya la generación a carbón”.

De prosperar la iniciativa aprobada en general este miércoles en la Cámara de Diputadas y Diputados, el cronograma de cierre de este tipo de generadas se adelantará para todas.