Transición energética en Chile: el Hidrógeno Verde

Actualmente Chile apunta a un futuro de energías limpias como respuesta al cambio climático. El Hidrógeno Verde permitirá reemplazar, a mediano y largo plazo, los combustibles fósiles que tienen un impacto negativo en el medio ambiente.

hidrógeno verde; energías renovables
El hidrógeno verde sería generado y recolectado con la ayuda del uso de energías renovables.

Cinco años después de la firma del Acuerdo de París por las Partes de la CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), en Chile se lanza un proyecto de una planta piloto de Hidrógeno Verde con sede en Cabo Negro, Región de Magallanes.

Encabeza esta misión HIF (Highly Innovative Fuels), que presentó su proyecto el pasado 2 de octubre. Sus acciones serán respaldadas por AME (Andes Mining and Energy), de conjunto con ENEL, ENAP, Siemens Energy y Porsche. La HIF tiene como objetivo impulsar acciones para la descarbonización de la atmósfera.

Hidrógeno verde: ¿Qué es? ¿Cómo se produce?

El hidrógeno es verde cuando se genera a partir de una energía renovable y sirve de insumo para la producción de combustibles sintéticos, llamados combustibles carbono neutros o E-combustibles.

A grandes rasgos, estos son los pasos que se siguen para obtener e-combustibles a partir del hidrógeno verde:

  1. Mediante electrólisis en el agua se separa el hidrógeno del oxígeno presente en ella, usando electricidad producida por fuente renovable de energía. Es este hidrógeno el llamado “verde”.
  2. El dióxido de carbono concentrado en la atmósfera se captura, purificándose el aire.
  3. En un proceso de síntesis, se combinan el hidrógeno verde y el dióxido de carbono generando metanol.
  4. Como resultado final, se obtiene e-combustible mediante otro proceso electroquímico aplicado al metanol.

¿En qué se puede emplear el e-combustible?

El e-combustible se utilizará principalmente en los sectores de transporte e industria. También en la producción de fertilizantes y explosivos mineros a partir de amoniaco verde. Esta transición permitirá reducir hasta un 90% la emisión de gases de efecto invernadero.

Acciones concretas en Chile

El Ministro de Energía Juan Carlos Jobet, declaró que Chile tiene probablemente el mejor potencial de energía renovable del mundo: mejor radiación solar al Norte y mejores vientos del planeta en el Sur, en la Patagonia. En la región de Magallanes, la más austral del mundo, soplan vientos fuertes durante todo el año. Esto se debe a que en verano y primavera se produce un choque entre las altas presiones del anticiclón del Pacífico y las bajas asociadas al frente polar del continente antártico. El resto del año se producen ráfagas de hasta 100 km/h por los extensos temporales.

Ya se desarrolla el proyecto de la planta piloto basada en energía eólica que será operada por HIF, y se prevé la construcción de parques eólicos en Cabo Negro. El apoyo a estos proyectos por el Estado Chileno ha sido constante y progresivo. Se espera que para 2022, esté operativa esta planta y para 2023 se construya la primera planta comercial de hidrógeno verde. Si se cumplen estas expectativas, antes de 2030 cada año se estarían retirando 14 Mt de dióxido de carbono de la atmósfera y se producirían 7,8 Mt de metanol, equivalentes a 3,25 Mt de gasolina.

Chile es un país privilegiado por su diversidad climática. Ella le otorga un inmenso potencial para la generación de energías renovables.

El hidrógeno verde impacta fundamentalmente en tres sectores: el cambio climático, las oportunidades sociales y el desarrollo económico. Crecerán las oportunidades de empleo, se diversificará la producción, basada principalmente en el cobre, y se ampliarán los polos de inversión de la región. Es una meta exportar el excedente de estas producciones principalmente hacia el mercado europeo.

¿Hacia dónde vamos?

Para el 2050 en el mundo podrían disminuir las emisiones de dióxido de carbono en un 15% y aumentar un 18% de demanda energética solo de combustibles carbono neutros. Así se evitaría la emisión de 6 Gt de dióxido de carbono altamente contaminante.

Un mundo “descarbonizado” y más limpio se logrará desarrollando tecnologías basadas en el hidrógeno verde. Una mayor conciencia ambiental y la eficaz actuación de entes reguladores son las claves para lograrlo.