meteored.cl

Intensa sequía hace reaparecer sitio arqueológico del 5.000 a.C en España

La disminución de las aguas en ríos y lagos de Europa, producto de la peor sequía que enfrenta en 500 años, ha dejado al descubierto el Dolmen de Guadalperal, monumento conocido como “Stonehenge español”.

Dólmen de Guadalperal
El misterioso “Stonehenge español” ya no está más bajo las aguas. Fonte: Live News.

Varios países de Europa están superando récords de temperatura y sequía en el verano boreal. Los efectos del clima extremo impactaron negativamente la economía de España y gran parte de Europa, devastando tierras agrícolas.

Producto de la intensa sequía, el sitio arqueológico compuesto por piedras megalíticas verticales, que data de 5.000 a.C., volvió a aparecer en el embalse de Valdecanas, en la provincia española de Cáceres. Mientras España enfrenta la peor sequía en 60 años, las autoridades dicen que el nivel de agua del embalse se redujo a 28% de su capacidad.

El sitio prehistórico fue inundado en 1963 luego de la creación del embalse de Vadecanas, un proyecto de ingeniería civil liderado por Francisco Franco. La formación rocosa, el Dolmen de Guadalperal, es conocida como el “Stonehenge español” por ser muy semejante al famoso “Stonehenge inglés”

Las piedras, de hasta 1,8 m de altura, fueron descubiertas en 1926 por el arqueólogo alemán Hugo Obermaier, y se desconoce quien o quienes construyeron la estructura. Un dolmen es una estructura prehistórica de dos o más megalitos llamados menhir, con una piedra angulas colocada en su parte superior.

Teorías sobre el "Stonehenge español"

Con su reaparición, la historia por detrás del dolmen despertó la curiosidad de muchos. Una de las teorías sugiere que esta formación debió ser una tumba; o que puede haber sido construida en alineamiento con el solsticio de verano, sirviendo como templo solar. Algunos dicen que los detalles en las piedras pueden representar una serpiente o un mapa del río Tajo, ubicado en las proximidades.

El turismo está aprovechando esta oportunidad para atraer visitantes al local, beneficiando así el sector económico. El dolmen fue visto en 2019 —aunque no por completo—, cuando Europa enfrentó otro periodo de sequía. Según la NASA, este es el primer año en que la estructura reaparece por completo desde que fue cubierta por las aguas.

Esfuerzos para preservar el monumento

Con la esperanza de capitalizar el interés actual en las piedras del Guadalperal, se inició un petitorio al gobierno para que traslade el círculo a un museo o a un terreno más elevado. Varias piedras cayeron o se resquebrajaron tras casi medio siglo debajo del agua, pudiendo deteriorarse aún más cuando suba nuevamente el nivel del agua e inunde el monumento más una vez.

La petición, que se encuentra en change.org desde 2019, ya alcanza más de 45 mil firmas, y puede transformarse en una oportunidad para estudiar el círculo de piedras, normalmente inaccesible. "Se trata de un dolmen megalítico de gran valor que ahora, por primera vez, y quién sabe si última, es accesible por completo", se lee en la petición.

Es una sorpresa, una oportunidad rara para pode estudiarlo, dijo Enrique Cedillo, arqueólogo de la Universidad Complutense de Madrid.

La sequía en el mundo ha hecho con que varios ríos europeos revivieran hechos marcantes, y al mismo tiempo preocupantes, de nuestros antepasados. En China, la disminución de las aguas dejó al descubierto antiguas estatuas budistas; en Alemania, quedaron a vista las "piedras del hambre". En Texas, la sequía reveló recientemente pisadas de dinosaurios que vivieron hacer 113 millones de años.

Aunque sea interesante poder apreciar los monumentos y descubrimientos revelados en ocasiones de sequía extrema, es necesario enfatizar que estos episodios conllevan grandes desventajas a nivel mundial.