meteored.cl

¿Quedarán bosques? Acuerdan el fin de la deforestación a 2030

Además, cerca de 80 países se comprometieron para reducir 30% las emisiones de metano a fines de esta década. Mientras, China proyectó su carbono neutralidad a 2060 e India para 2070. Todo esto en el marco de la COP26 que se efectúa en Glasgow.

deforestación bosques; acuerdos COP26
El pacto involucra a las naciones que albergan el 85% de la superficie de bosques que aún queda en el mundo.

¿Quedarán bosques para entonces? En promedio, cada año la Tierra pierde cerca de 10 millones de hectáreas de bosques debido al extractivismo de los seres humanos, algo así, como la superficie de Portugal. Los bosques son los principales sumideros de dióxido de carbono (CO2), el más duradero gas de efecto invernadero (GEI), sobre las tierras elevadas del planeta.

Por lo mismo toma especial relevancia el compromiso alcanzado por más de un centenar de gobiernos para “detener y revertir la deforestación, y la degradación de la tierra” de aquí al año 2030, informó Gran Bretaña en el marco de la Cumbre del Clima (COP26) que se desarrolla en Glasgow.

Este pacto involucra a las naciones que albergan un 85% de los bosques que aún quedan en el mundo (33,6 millones de kilómetros cuadrados) y, entre otras, incluye a: Chile, Colombia, Indonesia, Noruega, Australia, Brasil, China, Costa Rica, Unión Europea, Ecuador, Honduras, Guatemala, Perú, Rusia, Turquía, Uruguay, Estados Unidos y Reino Unido.

En concreto, estos países adquirieron la obligación de desembolsar 12.000 millones de dólares de inversión pública y otros 7.200 millones de dólares de inversión privada para 2030. Además, una treintena de grandes instituciones financieras, entre ellas Schroders, Axa, East Capital Group y NEI Investment, se comprometieron a “eliminar la inversión en actividades vinculadas a la deforestación”.

El primer ministro británico, Boris Johnson, calificó como “histórico” el acuerdo para proteger esas “catedrales de la naturaleza”. “Los bosques apoyan a las comunidades, los medios de vida, el suministro de alimentos y absorben el carbono que bombeamos a la atmósfera. Son esenciales para nuestra supervivencia”, afirmó para agregar que en el mundo desaparecen superficies de bosques equivalentes a 27 canchas de fútbol por minuto.

Una buena y una mala

En el mismo marco, más de 80 países suscribieron otro compromiso que dice relación con reducir, de aquí a fines de la presenta década, sus emisiones de metano (CH4) en un 30%. Este gas de efecto invernadero es el más poderoso, 80 veces más potente que el CO2, siendo el responsable del 30% del calentamiento global desde la revolución industrial a la fecha.

El tema es que este acuerdo no incluye a China, India y Rusia, 3 de las 5 mayores naciones productoras de CH4 en el planeta, por lo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llamó a que “más países se sumen”.

Los expertos advierten que este anuncio no alcanza la reducción del 45% que, según Naciones Unidas (ONU) se necesita para mantener el alza de la temperatura media de la Tierra por debajo de 1,5 °C.

80 países se comprometieron a reducir sus emisiones de metano, pero entre ellos no están los mayores productores de este contaminante. La ONU advierte que el compromiso puede ser insuficiente para contener el calentamiento global.

El dióxido de carbono (el más duradero) y el metano (el más potente) son los principales gases de efecto invernadero causantes del calentamiento global. Por eso la urgencia de reducir sus emisiones a gran escala, algo que dos de los principales países contaminantes del mundo no están dispuestos a realizar ni siquiera en el mediano plazo.

Lo anterior porque China e India, más allá de no suscribir el pacto para reducir las emisiones de metano, sólo comprometieron su ambición de carbono neutralidad para el año 2070 en el caso de los indios y 2060 en el de los chinos.

Así, hasta ahora, la marcha de la COP26 muestra minúsculos avances (si es que se les puede llamar así dentro del contexto de emergencia), pero no los necesarios para evitar la catástrofe climática y humanitaria que anuncia la ONU. Es decir, hasta el momento, seguimos en caminados hacia un desastre de proporciones el que incluso podría desembocar en la sexta extensión masiva.