meteored.cl

Show de luces en el cielo: ¡llega la lluvia de estrellas de las Gemínidas!

Para cerrar el año con mucha luz y color, llega una de las lluvias de estrellas más intensas del calendario astronómico: las Gemínidas. ¿Cuándo, dónde y cómo ver este espectáculo del que aún quedan varios misterios por descubrir? Te lo contamos.

cielo; lluvia de estrellas; Gemínidas
El último mes del año termina con una de las lluvias de estrellas más intensas: las Gemínidas.

Un nuevo show debuta en la cartelera astral de diciembre. Las Gemínidas, una de las lluvias de estrellas más intensas y coloridas del año, que tendrá lugar entre el 4 y el 17 de diciembre. “Su pico será entre la noche del martes 13 y la madrugada del miércoles 14. Es una de las lluvias más esperadas por los observadores de estrellas”, señala Javier Feu, profesor de física y astronomía.

Las Gemínidas son una de las lluvias más intensas porque a cada hora podremos disfrutar de unos 120 haces de luz, de tono amarillo, que “caerán” a gran velocidad por el cielo nocturno. Si bien el evento es más visible desde el Hemisferio Norte, también podrá verse muy bien desde nuestras latitudes. Feu explica: “Este año tendremos luna gibosa menguante, es decir que la superficie lunar iluminada estará decreciendo, lo cual facilitará la vista del fenómeno”.

estrellas: astrofotografía; astronomía; lluvia de estrellas
Una de las lluvias de estrellas más llamativas llega en el último mes del año: las Gemínidas. ¡A preparar cámaras y telescopios!

Para disfrutar del show en su máximo esplendor, la NASA comparte algunos consejos básicos. En primer lugar, observar el fenómeno después de las 22:00 h y hasta el amanecer. Además, la agencia estadounidense recomienda alejarse lo más posible de grandes focos lumínicos, como las ciudades. Y por último, recostarse boca arriba y esperar al menos media hora a que nuestros ojos se adapten a la oscuridad y empecemos a ver la lluvia de estrellas. Pero, ¿qué es realmente lo que veremos?

¿De dónde vienen las Gemínidas?

Estrictamente hablando, no se trata de una lluvia, ni tampoco son estrellas. Estos eventos suceden cuando nuestro planeta, en su traslación alrededor del Sol, atraviesa las partículas de escombros que han dejado otros cuerpos —casi siempre cometas— en su paso por nuestro Sistema Solar. Cuando esas partículas 'chocan' con nuestra atmósfera, se desintegran y crean esos haces de fuego y color, comúnmente llamados “estrellas fugaces”.

El asteroide 3200 Faetón es pequeño, mide apenas unos 5,1 km de diámetro, y tarda 1,4 años en orbitar alrededor del Sol. Fue el primer asteroide descubierto por un satélite artificial, el 11 de octubre de 1983.

Pero este caso es especial. Porque a diferencia de otras lluvias de estrellas, las Gemínidas no provienen de un cometa. “Las Gemínidas son la única lluvia de estrellas que tiene un cuerpo progenitor asteroidal, es decir que quien la produce es un asteroide: el 3200 Faetón (Phaethon) y esto lo hace más sorprendente aún por la cantidad de meteoroides que se desprenden del cuerpo para producir esta lluvia”, explica Feu.

El misterio de las Gemínidas

Sin embargo, hay varias incógnitas que la ciencia aún no ha podido responder. Feu explica: “La pregunta que se hacen los científicos es ¿cómo hace para producir las Gemínidas? Hay cuatro teorías posibles, pero ninguna llega a convencer y a explicar los resultados observados en la intensidad de esta lluvia de estrellas”.

Según la NASA es posible que Faetón sea un "cometa muerto" o un nuevo tipo de objeto que los astrónomos están discutiendo, llamado "cometa de roca". Cuando Faetón pasa cerca del Sol, no desarrolla una cola de cometa y su espectro parece el de un asteroide rocoso. A pesar de toda esta información, los científicos aún no están de acuerdo en cómo definir a Faetón.

Debido a su proximidad al Sol, Faetón lleva el nombre del personaje de la mitología griega que conducía el carro del dios Sol, Helios. Por su parte, el nombre Gemínidas, se refiere al “punto de radiante” es decir, al lugar en el cielo desde donde parecen venir las estrellas. En este caso, la constelación de Géminis, cerca de la estrella Castor.