Lluvia congelante afectó al norte de Francia

La interacción de dos masas de aire, una de ellas extremamente fría proveniente de Siberia, provocó un fenómeno meteorológico bello y a la vez muy peligroso en la región norte de Francia. La lluvia congelante complicó la vida de los automovilistas.

Temperaturas extremamente bajas han afectado al norte de Francia durante la última semana. Una masa de aire siberiana ha sido la responsable por temperaturas que bordean los -20 ºC, acompañadas de nevadas por el país. Pero el ingreso de una masa de aire relativamente más cálido, desde el Atlántico, hizo aumentar la temperatura en las capas superiores de la atmósfera, provocando un extraordinario fenómeno meteorológico: lluvia congelante.

La nieve dio paso a lluvia, que precipitó en una región con temperaturas negativas cercanas a la superficie, causando el fenómenos de lluvia congelante o lluvia helada. El agua al tocar el suelo, plantas, y otros objetos como autos, árboles, y diversas superficies que se encuentran a temperaturas abajo de 0 ºC, se congela de forma inmediata.

Como se aprecia en los videos, una fina capa de hielo cubrió los vehículos y plantas en la región noroeste de Francia. En el suelo, la capa de hielo alcanzó hasta 1 cm de espesura, algo que, según explica el meteorólogo francés Guillaume Woznica, no se veía desde más de 30 años.

Literalmente, las carreteras se volvieron unas pistas de hielo, haciendo imposible el tránsito de vehículos. Muchas personas debieron pernoctar en sus trabajos y en albergues habilitados, pues no había condición de conducir sus vehículos en estas condiciones adversas. Cuando la capa de hielo es muy gruesa, ni la sal -que se acostumbra utilizar para derretir la nieve y hielo de las superficies- es suficiente para paliar el problema.