¡Vida bajo la Antártica! Hallan criaturas a 900 metros de profundidad

¿Te sorprende? Conoce lo que han encontrado los científicos polares y las preguntas que quieren responder mediante nuevas tecnologías. A continuación, descubre los detalles de este importante hallazgo.

Persona perforando una plataforma de hielo
Este tipo de descubrimientos nos recuerda que se debe incrementar el financiamiento para la investigación con el fin de comprender la evolución del planeta y su adaptación ante los cambios climáticos.

¡Así es! Hace unos días se publicó esta investigación en la Revista Frontiers in Marine Science (RFMS), donde se da a conocer este gran y sorprendente descubrimiento. Por ello, es tan importante el financiamiento para la investigación, ya que este tipo de conocimiento nos revela la adaptabilidad y resiliencia de la naturaleza ante los cambios que experimenta nuestro planeta.

Vida a 900 metros de profundidad

Mientras hacían sus mediciones, los investigadores fueron capaces de llegar a los ¡900 metros de profundidad! en la plataforma de hielo Filchner-Ronne. Este lugar está ubicado en el sureste del Mar de Weddell. Cabe mencionar que, a una distancia de 260 km del mar abierto, se han observado pocos animales. Ello se debe a que existe completa oscuridad y la temperatura se encuentra en torno a los 2,2 °C bajo cero.

A pesar de las hostiles condiciones, este estudio es el primero en revelar la existencia de animales estacionarios. Ellos serían similares a las esponjas y, además, hay varias especies totalmente desconocidas. Viven en el fondo del mar, adheridos a una roca.

Por otra parte, es necesario destacar que las plataformas de hielo flotantes son el mayor hábitat inexplorado del Océano Austral. Ellas cubren más de 1,5 millones de kilómetros cuadrados de la plataforma antártica. Sin embargo, sólo se ha logrado estudiar el equivalente a una cancha de tenis, mediante 8 perforaciones, anteriormente realizadas.

El Dr. Huw Griffiths, autor principal de esta investigación, menciona que ha sido un accidente afortunado este descubrimiento, ya que potencia las ideas en una dirección distinta. Aquí se muestra que la vida marina antártica es increíblemente especial al adaptarse a un ecosistema tan frío. Empero, como toda nueva información, existen más preguntas que respuestas.

Las preguntas que se hacen los investigadores

¿Cómo llegaron ahí? ¿Cómo se están alimentado? ¿Cuánto tiempo llevan viviendo en ese lugar? ¿Qué pasaría con estas comunidades si colapsa esta plataforma de hielo?... Y así son varias más las preguntas que se deben responder para conocer la evolución de estas criaturas. Son nuevas para nosotros como humanidad, pero son parte de todo el sistema climático y planetario en el que habitamos.

El Dr. Huw Griffiths menciona que, para lograr responder a las preguntas que nacieron de esta investigación, deben encontrar la manera de acercarse a estos animales y, por ende, a su entorno. Es decir, bajo los 900 metros de profundidad y a más de 260 kilómetros de los barcos donde se encuentran sus laboratorios. Por consiguiente, como científicos polares tendrán la tremenda responsabilidad de encontrar formas innovadoras para enriquecer este nuevo conocimiento que, sin lugar a dudas, nos ha dejado maravillados y maravilladas con la Naturaleza.