El agujero de ozono antártico 2020 podría haber sido peor

El intenso frío durante el invierno antártico 2020, sumado a los fuertes vientos circumpolares, llevaron al agujero de ozono a ser más intenso que en años anteriores. Podría haber sido peor de no aplicarse las actuales políticas de cuidado del ozono atmosférico.

Antártica
Las condiciones climáticas del invierno 2020 sobre la Antártica fueron uno de los factores que llevó a la gran extensión del agujero de ozono.

Las temperaturas más frías y persistentes del invierno pasado y los vientos intensos circumpolares ayudaron a la formación de un agujero de ozono antártico más grande y profundo en este 2020, de acuerdo a información revelada por Earth Observatory. Al mismo tiempo, científicos de NOAA y NASA han señalado que es probable que persista durante lo que resta del mes de noviembre.

El 20 de septiembre pasado, el agujero de ozono anual alcanzó su máxima, llegando a 24,8 millones de kilómetros cuadrados - esto corresponde a casi tres veces el tamaño de los Estados Unidos continentales. Otro hallazgo relevante es que se detectó una concentración bajísima del ozono durante varias semanas, en una columna de 6 kilómetros de altura de la estratosfera, cerca del Polo Sur geográfico.

Ozono
Concentración de ozono sobre el polo sur el pasado 20 de septiembre, que fue el mínimo de esta temporada.

La figura que se muestra arriba muestra el formato y tamaño máximo del agujero de ozono sobre el Polo Sur el 20 de septiembre, el día de su mayor extensión según lo calculado por el equipo Ozone Watch de la NASA. La NASA y la NOAA monitorean el agujero de ozono mediante métodos instrumentales complementarios. El satélite Aura de la NASA, el satélite Suomi NPP de la NASA-NOAA y el satélite JPSS NOAA-20 de la NOAA miden el ozono desde el espacio. El Microwave Limb Sounder de Aura también calcula los niveles de cloro -un destructor de la capa de ozono- en la atmósfera superior.

Podría haber sido peor

El agujero de ozono de este año fue el duodécimo agujero de ozono más grande (por área) en 40 años de registros satelitales, y el decimocuarto con concentraciones más bajas en 33 años de mediciones instrumentales transportadas por globos. De todas formas, los científicos notaron que las continuas disminuciones en la concentración atmosférica de sustancias químicas que agotan la capa de ozono (que están controladas por el Protocolo de Montreal) impidieron que el agujero fuera tan grande como podría haber sido en las mismas condiciones climáticas hace 20 años.

Dicho de otra manera, sin el protocolo de Montreal que reguló la producción de sustancias que destruyen el ozono, este agujero hubiera sido sustancialmente más grande. Fueron las condiciones de circulación atmosféricas las que ayudaron a los mínimos de este 2020. "Desde el pico del año 2000, los niveles de cloro y bromo de la estratosfera antártica han caído alrededor del 16 por ciento hacia el nivel natural", dijo Paul Newman, experto en capa de ozono y científico principal de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Siempre es importante destacar que el ozono es un gas muy importante en la atmósfera. Está formado por una molécula triatómica muy inestable de oxígeno, que reacciona con la radiación que llega desde el espacio. Es así que su presencia nos protege de radiaciones perjudiciales a la vida, por lo que su preservación es esencial para cada ser humano.

Es necesario disminuir más los gases emitidos que atacan al ozono

El mismo Paul Newman agregó que “tenemos un largo camino por recorrer, pero la disminución en la emisión de gases que destruyen el ozono marcó una gran diferencia este año. El agujero habría sido alrededor de un millón de millas cuadradas más grande si todavía hubiera tanto cloro en la estratosfera como en 2000 ”.

Montreal
El protocolo de Montreal firmado en 1987 ayudó a que los gases que destruyen al ozono sean progresivamente eliminados.

Las condiciones de este 2020 representaron un cambio dramático con respecto a 2019, cuando las temperaturas cálidas en la estratosfera y un vórtice polar débil obstaculizaron la formación de nubes estratosféricas polares (PSC). Las partículas de las PSC activan formas de compuestos de cloro y bromo que destruyen el ozono. El agujero de ozono del año pasado fue el más pequeño desde principios de la década de 1980, llegando a 16,4 millones de kilómetros cuadrados a principios de septiembre.

“Este claro contraste con el año pasado, y este año muestra cómo la meteorología afecta el tamaño del agujero de ozono”, dijo Susan Strahan, científica de NASA Goddard y Universities Space Research Association. "También complica la detección de tendencias a largo plazo". Los niveles atmosféricos de sustancias que agotan la capa de ozono aumentaron hasta el año 2000. Desde entonces, han disminuido lentamente pero siguen siendo lo suficientemente altos como para producir importantes pérdidas estacionales de ozono. Durante los últimos años con condiciones climáticas normales, el agujero de ozono ha crecido típicamente a un máximo de 20 millones de kilómetros cuadrados.