Guardaparques: los protectores de los patrimonios naturales

Los guardaparques son la primera línea de defensa de los parques, reservas y monumentos naturales, ante cualquier adversidad, como delitos ambientales, incendios o eventos naturales. Si quieres saber más de esta hermosa labor, te invito a leer la siguiente nota.

Guardaparque
Un guardaparque siempre debe estar alerta para proteger la naturaleza y su biodiversidad.

La Federación Internacional de Guardaparques (FIG) declaró el 31 de julio de 1992 como el Día Mundial del Guardaparques, para reconocer la labor y el compromiso, tanto de hombres como mujeres, que se dedican a proteger los parques, reservas y monumentos naturales del mundo, incluyendo también a los animales y plantas silvestres, además se pueda rendir un homenaje a quienes han fallecido en cumplimiento de su trabajo.

Cada día, en algún lugar del mundo, un guardaparques se enfrenta a diferentes situaciones, intentando salvaguardar el territorio natural y protegerlo muchas veces de infractores que por falta de conciencia o desinformación, cometen delitos que atentan en contra de estos patrimonios naturales y culturales.

Pero ¿qué hacen específicamente los guardaparques?

La función específica del guardaparques se relaciona con su permanente presencia y fiscalización mediante continuos patrullajes -tanto terrestres como acuáticos-, donde se preocupa de:

  • Vigilar la actividad de los pobladores de lugares cercanos.
  • Controlar los campistas.
  • Inspeccionar los concesionarios de aprovechamientos forestales y de extracción de leña.
  • Fiscalizar las actividades de pesca deportiva.
  • Informar, asesorar, educar y auxiliar ante posibles emergencias a los visitantes y pobladores.
  • Prevenir y combatir incendios forestales y/o de pastizales.
  • Evitar malas prácticas y sancionar infracciones cometidas.

A su vez, cada miembro del cuerpo de guardaparques, está encargado de hacer cumplir los planes y funciones que se les encomiendan, en concordancia con las políticas y objetivos del Estado, orientados al manejo integral de estas áreas protegidas.

Principales riesgos de ser guardaparques

El riesgo es tal, que están constantemente expuestos a posibles accidentes, ante cualquier evento extremo de la naturaleza, llegando incluso a perder la vida, perder sus bienes o quedar atrapados en medio de un rescate o evento, como un incendio forestal, el desborde de una represa, la ruptura de un dique, la crecida de un río, luego de un terremoto, de un tsunami, una erupción volcánica, incluso el ataque de animales.

Es tan importante su labor que no pueden abandonar el área protegida en ningún momento ante cualquier peligro que pueda ocurrir, debiendo trabajar mediante turnos, manteniéndose por muchas horas en sus puestos de trabajo, para poder garantizar una protección íntegra a sol y a sombra, los 365 días del año y las 24 horas al día.

Los guardaparques son hombres y mujeres con gran vocación, que pasan gran parte de su vida velando por proteger la naturaleza y el entorno que la rodea, por lo que resulta indispensable reconocer su labor diaria y agradecer su trabajo, mediante este día de reconocimiento.