Fuertes tormentas afectaron el oeste de Arabia Saudita

En un escenario poco habitual, Arabia Saudita registró en los últimos días tiempo severo debido a la ocurrencia de tormentas, lluvia fuerte, granizo e inundaciones. Para quien está más habituado a la sequía y al calor extremo, como los sauditas, estas imágenes son impresionantes.

El Reino de Arabia Saudita ha experimentado un escenario meteorológico poco habitual en los últimos días. En este país de Medio Oriente, son raras las ocasiones en que ocurren episodios de precipitaciones e inundaciones como las registradas en el video, que muestra lo sucedido en los días pasados. La precipitación media anual es muy baja, ronda cerca de los 300 mm y 60% de ella ocurre en la región de Asir, fuertemente influenciada por los monzones del océano Índico.

Sin embargo, de esta vez, debido a los avisos meteorológicos emitidos por el Centro Nacional de Meteorología del país, varias regiones quedaron en alerta desde el jueves de la semana pasada, hecho que se extendió hasta el pasado martes (27) de abril. Considerando estos avisos, la Defensa Civil local alertó sobre la ocurrencia probable de tempestades, con lluvia moderada a fuerte, y viento intenso en Asir, Al Baha, Jizán, Najrán, Meca y Medina, entre el viernes y el martes. Las regiones de Jauf, Tabuk y la Provincia de las Fronteras del Norte también registraron lluvia.

La capital Riad, Casim, la Provincia de Este y Haíl también fueron afectadas con lluvia de intensidad moderada a fuerte, con potencial para inundaciones. Las autoridades pidieron a los ciudadanos para tomar los resguardos debido a las condiciones meteorológicas severas, manteniéndose alejados de los lugares que podían sufrir inundaciones.

En la Meca, las calles se transformaron en verdaderos ríos, y tal como vemos abajo, los videos mostraban autos bajo las aguas, en una tempestad de granizo que sorprendió a los que realizaban la peregrinación a la Gran Mesquita de la ciudad. Además, en otras imágenes del oeste de Arabia Saudita, es posible observar nubes de tormenta, viento fuerte e inundaciones terribles, en localidades habituadas a la aridez, al calor extremo y la sequía.