meteored.cl

Anomalías climáticas y eventos extremos de 2019 en el mundo

En los últimos años han ocurrido alrededor del planeta eventos extremos cada vez más frecuentes e intensos. El año de 2019 registró anomalías climáticas significativas así como también eventos extremos de destaque. Les contamos aquí un poco más al respecto.

Tempestades en el mar
El número de eventos meteorológicos extremos se ha incrementado cada vez más en los últimos tiempos.

Por todo el planeta hubo registros extremos de temperatura, precipitación y vientos asociados a fenómenos meteorológicos. Con relación a datos de la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration - en los Estados Unidos) y de la OMM (Organización Meteorológica Mundial) se presentan las anomalías más significativas que ocurrieron en 2019 alrededor del mundo.

¿Qué pasó con la temperatura?

Con relación a la temperatura, además del 2019 haber sido el segundo año más cálido ya registrado, es de destacar que en varias partes del mundo las temperaturas llegaron a valores récord. En Alaska, por ejemplo, el año 2019 fue el más cálido desde que hay registros.

En Europa, 2019 quedó como el segundo año más cálido después de 2018, además, hubo varias olas de calor muy intensas, con temperaturas que fueron récord en varias regiones. Los años de 2014 a 2019 han sido los seis años más cálidos registrados en el continente europeo. En América del Norte, las temperaturas también estuvieron muy por sobre los valores normales, mientras que en América del Sur el año de 2019 fue el segundo más cálido desde que hay registros. En los últimos 110 años, 2015 es el considerado más cálido en el continente sudamericano.

México batió todos los récords de altas temperaturas ya registrados. África enfrentó a su tercer año más cálido en la historia, después de 2016 y 2010 (los 10 años con mayores temperaturas han ocurrido en África desde 2005). En Asia 2019 fue el tercer año más cálido en los 110 años que se tienen de registros climáticos. Le anteceden 2015 y 2017. Australia tuvo el año más cálido desde 1910, año en que se inició el registro de temperatura y, en Nueva Zelanda, 2019 fue el cuarto año más cálido ya registrado.

Ciclones tropicales

En 2019 en el océano Atlántico, durante la época de huracanes, se registró una actividad por sobre lo normal, con 6 huracanes y 18 tempestades a lo largo de la temporada toda. El más sobresaliente fue el huracán Dorian, que estuvo activo entre agosto y septiembre, con vientos que llegaron a 295 km/h. Fue el huracán más fuerte que afectó Bahamas.

Ciclón tropical
En 2019, la temporada de ciclones tropicales, en algunas regiones del mundo, fue considerada como muy activa, con un número de ciclones tropicales superior al normal.

En la parte noroeste del océano Pacífico durante la temporada de tifones, la actividad fue sobre el promedio con 14 tifones y 25 tempestades. El tifón Hagibis, con vientos máximos de 260 km/h, fue uno de los tifones que más rápidamente se intensificó en la región. En el sector norte del océano Índico, la actividad fue por sobre el promedio con 6 ciclones y 8 tempestades. Por primera vez, fueron registrados tres ciclones con vientos máximos superiores a 185 km/h.

En el Mar de Arabia, el ciclón Kyarr ocurrido en octubre, llegó a presentar vientos de 240 km/h y fue uno de los ciclones más intensos de esa región. De la misma manera, en la parte sur del océano Índico, la actividad fue por sobre el promedio, con 13 ciclones y 16 tempestades. El ciclón Idai que llegó a Mozambique en marzo de 2019, tuvo vientos de más de 200 km/h, y fue uno de los ciclones que provocó más víctimas y pérdidas económicas de todos los ciclones que afectaron la parte sudoeste del océano Índico.

Casquetes polares

Durante el invierno del hemisferio norte, la extensión do hielo en el Ártico fue la séptima más pequeña, mientras que en el período de verano, el hielo llegó a tener la segunda menor área vista hasta entonces. En el invierno del hemisferio sur, en la Antártica, la extensión de hielo marino quedó por debajo del promedio, y en el verano tuvo la séptima extensión de hielo más pequeña ya registrada.