¿Cuál es la diferencia entre cambio climático y calentamiento global?

Estos dos términos, tan relevantes y contingentes en el mundo, van de la mano pero no son lo mismo. Si quieres conocer cuál es su relación y diferencia, lee la siguiente nota.

Calentamiento global y cambio climático
Vivimos bajo un cambio acelerado del clima y un aumento de la temperatura del planeta, debido a las enormes cantidades de gases de efecto invernadero, procedente de la quema de combustibles fósiles.

El cambio climático y el calentamiento global no significan lo mismo, por el contrario, la NASA ha explicado en términos simples que el cambio climático hace referencia a una serie de fenómenos meteorológicos, ecológicos, económicos, políticos y sociales en torno a una crisis de cambio de las condiciones climáticas de la Tierra, por lo que el alza de las temperaturas o calentamiento del planeta es sólo una parte de todo el problema.

En base a esto entonces, podemos explicar que el calentamiento global tiene que ver con la absorción de la energía solar por parte de la Tierra, la cual al calentarse, desprende calor a la atmósfera, y parte de este, vuelve a ser remitido a la superficie terrestre.

Pero el exceso de concentración de gases de las últimas décadas, ha producido un recalentamiento del planeta, lo que como consecuencia nos ha llevado a un aumento del efecto invernadero.

Pero el efecto invernadero es un fenómeno natural y necesario para la vida en la Tierra, entonces ¿por qué se habla de cambio climático como consecuencia de esto?

Lo cierto es que existe un grado de desconocimiento de lo que es el cambio climático, ya que, en vez de no enterarnos lo suficiente, tenemos un exceso de información, que finalmente nos lleva a normalizarlo o creer que sus consecuencias pueden ser vistas como algo muy alejado de nosotros y que no nos afecta en su totalidad.

Esta situación crea un ambiente propicio para dar lugar a una serie de falsos mitos sobre ambos términos y una cierta incredulidad.

Entonces, ¿qué diferencias tienen?

Primero que nada, es necesario aclarar estos dos conceptos estrechamente relacionados, pero que frecuentemente se toman de manera errónea como sinónimos y no lo son.

Existe una diferencia elemental, y es que el calentamiento global excesivo o no natural, cuyo origen es producto de la actividad humana, es la causa del cambio climático.

Aunque nuestro planeta a lo largo de su historia ha sufrido cambios drásticos de manera natural, también es una realidad que gran parte de los cambios acelerados que vemos hoy en el clima, se deben a la actividad humana y como mecanismos principales para que esto ocurra, figuran la contaminación por gases de efecto invernadero, la destrucción de diversos ecosistemas y la explotación irresponsable de recursos naturales.

Las consecuencias de esto son amplias, variadas y todavía crean una gran incertidumbre de lo que podría ocurrir. Los fenómenos naturales cada vez azotan con más violencia, afectando principalmente a los sectores más vulnerables.

Entre los impactos destacan, el derretimiento de la masa de hielo en los polos, que a su vez provoca el aumento del nivel del mar, lo que produce inundaciones y amenaza los litorales costeros.

También aumenta la aparición de fenómenos meteorológicos más violentos, sequías, incendios, la muerte de especies animales y vegetales, los desbordamientos de ríos y lagos, la aparición de refugiados climáticos y la destrucción de los medios de subsistencia y de los recursos económicos, especialmente en países en desarrollo, todo esto nos lleva a concluir que las consecuencias de la crisis ecológica global ya nos alcanzaron.

Propuestas y desafíos

La lucha contra el cambio climático supone un desafío a nivel global y se intenta llegar a un consenso internacional para desarrollar una economía baja en emisiones. En este sentido, están naciendo nuevas oportunidades de empleo y el mercado laboral demanda perfiles expertos en sostenibilidad para todo tipo de industrias.

energía renovable
Impulsar conceptos de energía verde sostenible producida a partir de recursos renovables para suministrar en este caso una estación de carga con el fin de reducir las emisiones de CO2.

Cada vez será más necesaria la incorporación al mercado laboral de emprendedores, profesionales y futuros líderes en sectores como ciencia, investigación, gestión ambiental y educación que aporten medidas innovadoras, así como la transición a ciudades sostenibles, sistemas de producción sostenibles y financiación y uso de datos para la toma de decisiones, entre otros.

Por otra parte, como vimos hace un tiempo el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) responsabiliza a los seres humanos de estos cambios, en gran medida irreversibles, sin embargo, la ONU insta a los gobiernos de los países, a las empresas y a la población civil a poner sus miras en un 2040 habitable. Lo menos que se debe hacer hoy, es perder la voluntad y esperanza.