meteored.cl

Crecimiento de las plataformas de hielo antárticas ha llegado a su fin

El hielo de las plataformas en el mar de Weddell ha pasado por un período de crecimiento en los últimos 20 años, pero esta expansión podría haber terminado. ¿Qué está sucediendo?

plataforma de hielo; mar de Weddell
El mar de Weddell: un lugar de difícil acceso en el este de la Península Antártica.

Las plataformas de hielo flotante que bordean el este de la Península Antártica han tenido un avance sostenido durante los últimos 20 años, pero una serie de eventos de desprendimiento de icebergs desde 2020 podrían señalar el final de este período de crecimiento.

Las plataformas de hielo son secciones flotantes de hielo adheridas a capas de hielo terrestres; cumplen el propósito vital de frenar la liberación desinhibida de hielo continental en el océano.

Los altos niveles de calentamiento en el este de la Península Antártica causaron el colapso catastrófico de la plataforma de hielo Larsen A en 1995 y la plataforma Larsen B en 2002. Esto impulsó la aceleración del hielo hacia el océano, lo que finalmente incrementó la contribución de la Península Antártica al aumento del nivel del mar.

Pero aún se desconoce cómo evolucionará este hielo marino en respuesta al cambio climático, y cómo influirá esto en el aumento del nivel del mar. Mientras que algunos modelos predicen una pérdida de hielo marino a gran escala en el Océano Austral, otros predicen un aumento de hielo marino.

Satélites de ojo en la Antártica

Al combinar mediciones satelitales históricas con registros oceánicos y atmosféricos, un equipo internacional de investigadores desarrolló la vista más detallada de cómo están cambiando las condiciones del hielo a lo largo de los 1.400 kilómetros de largo de la península antártica oriental.

En esta parte de la Antártida, el 85% del perímetro de la plataforma de hielo ha avanzado desde principios de la década de 2000; esto contrasta marcadamente con el extenso retroceso de los 20 años anteriores. Este crecimiento está relacionado con cambios a escala de una década en la circulación atmosférica, lo que provocó que el viento diera más hielo marino a la costa.

Esto implica que el hielo marino tiene un papel importante en la estabilización de las plataformas de hielo, al igual que las propias plataformas de hielo y el refuerzo de las capas de hielo.

"Descubrimos que el cambio del hielo marino puede proteger o poner en marcha el desprendimiento de icebergs de las grandes plataformas de hielo antárticas", dijo el Dr. Frazer Christie, del Instituto de Investigación Polar Scott (SPRI) de la Universidad de Cambridge, y el autor principal del artículo publicado en la revista científica Nature Geoscience.

"Independientemente de cómo cambie el hielo marino alrededor de la Antártica en un clima más cálido, nuestras observaciones resaltan la importancia que a menudo se pasa por alto de la variabilidad del hielo marino para la salud de la capa de hielo antártica".

Avance de las plataformas de hielo

En 2019, Christie y sus colegas estudiaron las condiciones del hielo en el mar de Weddell, una parte infamemente difícil de alcanzar del este de la Península Antártica. Investigaron el patrón espacial y temporal del cambio de la plataforma de hielo utilizando modelos oceánicos y atmosféricos de última generación y satélites que se remontan a 60 años.

El análisis reveló que partes de la costa de la plataforma de hielo estaban en su posición más avanzada desde que comenzaron los registros satelitales a principios de la década de 1960, debido a un cambio en los patrones de viento regionales sobre el mar de Weddell, que empujaron el hielo marino contra las plataformas de hielo.

Podríamos estar viendo una transición de regreso a los patrones atmosféricos que fomentan la pérdida de hielo marino y el desprendimiento de la plataforma de hielo.

En contraste, las condiciones del viento en la misma área hicieron que el hielo marino se alejara de la costa entre 1985 y 2002, exponiendo las plataformas de hielo a las dañinas olas del océano. El estrés en las plataformas de hielo también aumentó, lo que finalmente provocó que se rompieran. En casi todos los casos, este rompimiento ocurrió durante o justo después de la remoción del hielo marino, de alguna forma.

Pero este período de avance del hielo puede estar terminando; ha habido un aumento significativo en la cantidad de icebergs que se desprenden en esta área desde 2020. "Es muy posible que estemos viendo una transición de regreso a patrones atmosféricos similares a los observados durante la década de 1990 que alentaron la pérdida de hielo marino y, en última instancia, más desprendimiento de la plataforma de hielo", concluye el Dr. Wolfgang Rack de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda.