meteored.cl

¿Qué debemos esperar del clima en Chile con La Niña en primavera y verano?

De acuerdo a las predicciones, existe una alta probabilidad de que La Niña se mantenga durante la primavera e incluso nos siga afectando durante el verano. ¿Qué implica eso para nuestro país? ¿Cuáles serían los efectos esperados en Chile?

Anomalía de temperatura superficial del mar
Mapa de anomalía de la temperatura superficial del mar el 26 de Julio de 2022. Los colores azules indican la región fría asociada a La Niña. Fuente: NOAA.

Desde que estamos en la escuela, se nos enseña que los efectos de El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) son variados. La mayor parte de la población conoce a los años El Niño como aquellos en donde aumentan las lluvias y arrecian los temporales. Mientras que los años La Niña se asocian a sequía y mucho frío. Si bien esta idea es correcta, solo corresponde a una visión basada en lo que sucede en la zona centro-sur y principalmente en la época invernal.

Por esta razón, científicos y meteorólogos han realizado varios estudios tratando de dilucidar cuáles son los factores que influyen en los efectos de El Niño y La Niña en nuestro país. Aquí, te presentamos los más relevantes:

  • La intensidad: eventos fuertes del ENOS, como El Niño Godzilla de 2015 o la gran Niña de 1998-2000, tienden a generar efectos más fuertes que eventos más débiles y de corta duración.
  • La zona del país: debido a nuestra extensa geografía, las consecuencias serán diferentes en Visviri, Santiago o Punta Arenas; así como también en el litoral o en la cordillera de Los Andes.
  • La época del año: la atmósfera se comporta diferente a lo largo del año. Por eso, los efectos del ENOS en invierno son notoriamente diferentes a los de la época de verano.
Efectos de La Niña en la primavera y verano en Chile. Las diferencias son importantes dependiendo de la región del país y la época del año


La figura muestra un resumen completo de los principales cambios asociados a un evento de La Niña, tanto en la época de primavera como verano. ¿Conocías todas estas alteraciones al clima de nuestro país? Te las detallamos más a continuación.

Efectos de La Niña en primavera

Durante una primavera bajo la influencia de La Niña, la historia nos muestra que prácticamente todas las ciudades y localidades ubicadas entre la Región de Valparaíso y la Región de Magallanes tienden a observar una disminución en las precipitaciones. Estudios nos muestran que el efecto de la fase negativa del ENOS es particularmente marcado entre Chillán y Puerto Montt, en donde los sistemas frontales se ven disminuidos en frecuencia, reduciendo así las lluvias.

En gran parte del país, La Niña también trae aparejada temperaturas mínimas más bajas de lo normal. En particular, un gran problema para la agricultura son las heladas tardías —aquellas que se producen a mediados o finales de la primavera, y que pueden producir graves daños a la industria frutícola.

Efectos de La Niña en verano

En el verano, estudios indican que La Niña trae aparejada más precipitaciones a la zona altiplánica. Las tormentas convectivas se vuelven más frecuentes en la zona cordillerana de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta, incrementando el riesgo de aluviones, activación de quebradas, e inundaciones. En la costa de estas regiones, las temperaturas mínimas y máximas se ven notoriamente disminuidas, volviendo a los veranos particularmente fríos a orilla de la playa.

En la zona central, el efecto de La Niña en las temperaturas máximas es bastante incierto, por lo que en general no hay una asociación con veranos más cálidos y olas de calor. En cuanto a temperaturas mínimas, se aprecia una tendencia a temperaturas matinales más cálidas de lo normal.

Los efectos de La Niña —o El Niño— en Chile serán diferentes dependiendo de la época del año, de la intensidad el fenómeno e incluso de la zona geográfica.

En la zona sur, el efecto en las temperaturas máximas también es bastante incierto. Esto quiere decir que, históricamente, hay tantos veranos cálidos como fríos bajo la influencia de La Niña. Sin embargo, las que si se ve notoriamente afectadas son las precipitaciones, las cuales tienden a presentar un incremento.

Esto es todo lo contrario a lo observado en la primavera bajo el mismo fenómeno, lo que nos da una idea las marcadas diferencias que se producen según la época del año.