meteored.cl

Se instala en Chile un telescopio para rastrear asteroides peligrosos

El pasado martes 27, culminó la instalación del telescopio TBT2. Emplazado en el Observatorio de La Silla, al norte de Chile, tendrá como misión detectar los asteroides que se consideren amenaza para la Tierra. Conoce aquí los detalles.

TBT2
El Telescopio Test-Bed 2 (TBT2) de ESA en el Observatorio de La Silla aportará a la base de datos de asteroides con la identificación de unos 25.000. Crédito: I. Saviane/ ESO.

Rara vez ocurren impactos graves de asteroides en la Tierra, pero esto no quiere decir que no pueda darse. Por eso en la actualidad se identifican y se hace seguimiento de asteroides y cometas con potencial de peligro para nuestro planeta.

Como parte del proyecto TBT, hace una semana se terminó de instalar el segundo telescopio de prueba de detección de asteroides de la Agencia Espacial Europea (ESA). Con el apoyo del Observatorio Europeo Austral (ESO), la ESA pondrá en marcha el Telescopio Test-Bed 2 (TBT2) para identificar y censar 25.000 asteroides del Sistema Solar que se acercan a la Tierra.

Ubicado en el Observatorio de La Silla, al sur del desierto de Atacama, el TBT2 es el segundo de su tipo. El TBT1, su antecesor, está emplazado en la Estación de espacio profundo de la ESA, en Cebreros, España. Ambos son precursores de la red de telescopios automatizados “Flyeye, proyecto diseñado por la ESA para rastrear objetos espaciales de movimiento rápido.

Chile posee los puntos de observación espacial más privilegiados de la Tierra. A 2.400 metros de altitud, el Observatorio de La Silla aloja algunos de los telescopios más potentes para estudiar el espacio profundo. En esta ocasión, se instaló uno de los telescopios que seguirá el recorrido de estos indeseados visitantes a nuestro planeta.

Se conocen más de 900.000 asteroides en nuestro Sistema Solar: entre ellos, se identifican 25.000 como Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés), por sus órbitas tan próximas a ella, según reporta la ESA.

Sólo queda aprender de las vivencias de impactos, y basarse en las observaciones actuales para establecer mecanismos de defensa. Dada su importancia, en 2014 la ONU lanzó unas recomendaciones a las instituciones encargadas del seguimiento de NEO, como la Red Internacional de Alerta de Asteroides, para la protección eficiente del planeta.

¿Recuerdas el asteroide que impactó en Rusia hace unos años?

El 15 de febrero de 2013, un objeto espacial entró a la atmósfera terrestre, se desintegró y sus restos cayeron en Chelyabinsk, Rusia. El asteroide "explotó con una fuerza de casi 500 kilotones de TNT, unas 30 veces la energía liberada por la bomba atómica de Hiroshima, a unos 15-20 km sobre el suelo", según informó la ESA. Dicha explosión provocó la rotura de ventanas y daños estructurales en la ciudad rusa, reportaron varios medios en aquel entonces.

Hace poco, pasó cerca de la Tierra un asteroide. ¿Fue este un indicio de peligro?

El suelo fue impactado sólo por fragmentos: este meteorito pesaba unas 11.000 toneladas y medía 18 metros de diámetro en el momento de entrar a la Tierra. La bola de fuego fue avistada por los habitantes de Chelyabinsk y ciudades aledañas, cuando atravesaba la atmósfera a una velocidad de 18 km/s.

Cayeron cristales de las ventanas rotas durante el descenso del asteroide: como resultado, hubo alrededor de 1.500 heridos. En la búsqueda posterior, se encontró uno de los fragmentos más grandes en el Lago Chebarkul.

Junto al evento de Tunguska (Rusia) en 1908, este impacto de meteorito es de los más potentes registrados en la actualidad. Conocer y estudiar sus trayectorias con estos telescopios avanzados, permite desarrollar un perfil de riesgo para cada objeto y trazar un plan de defensa mundial.