meteored.cl

Evento Miyake: el fenómeno que podría causar el colapso total en el planeta

Expertos han descubierto, a través de anillos de árboles, que la Tierra ha recibido impactos de flujos cósmicos altamente energéticos en el pasado. Si algo así llegara a ocurrir en la actualidad, reinaría el caos. Descubre cuáles serían las consecuencias y qué se podría hacer para evitar esta catástrofe.

tormenta solar
Las tormentas solares más potentes podrían derribar el suministro eléctrico a nivel global. Otro evento Carrington o incluso uno mayor sería posible en las próximas décadas.

A la emergencia climática se suma otra preocupación. La atención gira hacia el espacio: para protegernos de la futura crisis global, ya no es suficiente con mitigar el cambio climático, llevando a cero las emisiones, ya que desde el exterior de la Tierra podrían llegar amenazas mayores.

Periódicamente, llegan a nuestro planeta flujos de partículas cargadas provenientes de explosiones o llamaradas solares. Estos son los que provocan las auroras polares, alteran las comunicaciones en lapsos de tiempo o causan daños menores en los satélites. En este caso, no nos referiremos a las tormentas solares típicas, sino a las "superfulguraciones", más conocidas en ámbito científico como eventos Miyake, cuyo origen es aún incierto.

Hasta el momento se tienen pocos registros de incidentes graves generados por tormentas solares después de la Revolución Industrial. Uno en particular, el evento Carrington de 1859, paralizó a la población global de aquel entonces, causando un aumento de corriente en redes telegráficas hasta dejarlas destruidas. Podríamos imaginar un efecto mucho más catastrófico en la sociedad actual.

Anillos de árboles revelan algo temible

Recientemente, un grupo de expertos de la Universidad de Queensland, en Australia, ha descubierto que la historia de las "superfulguraciones" está recopilada en los anillos de árboles. Se ha podido descifrar que una misteriosa tormenta cósmica golpea cada mil años a nuestro planeta. Y esto se ha podido entender a través de las altas concentraciones de carbono 14 radiactivo contenidas en los anillos.

Un evento Miyake destruiría la red eléctrica global, lo que arrastraría a la humanidad de vuelta a la Edad Media.

Los flujos de partículas cargadas, al entrar en contacto con la atmósfera terrestre, interactúan con los átomos de nitrógeno: de esta reacción se produce una nueva forma de carbono —el carbono 14— que finalmente es absorbida por los árboles. Es así como se ha logrado interpretar esta huella "impresa" en los anillos. De obtener un patrón en este hallazgo, se podrían predecir futuros eventos Miyake. Pero con la investigación no basta.

Lo que pasaría si no se toman acciones

La red de cables de internet submarinos serían perjudicados durante una tormenta cósmica supermasiva. Debido a la falta de protección, este y otros sistemas de telecomunicaciones y electricidad quedarían devastados por un evento Miyake. La salud, el servicio bancario y alimenticio se paralizarían si las redes eléctricas colapsan. Los hospitales, cuando dejen de contar con sus generadores, dejarían expuestos a todos los pacientes asistidos por máquinas respiratorias. Sin lugar a duda, se produciría un apocalipsis industrial y social.

A pesar de todo, la esperanza no está perdida. Si países como China y Estados Unidos invirtieran en proteger las redes energéticas, disminuiría el riesgo sustancialmente. En entrevista hecha por El Confidencial a expertos se recomiendan algunos pasos a seguir bajo estas circunstancias.

Existe la posibilidad de proteger nuestros sistemas de energía y comunicaciones para evitar el apocalipsis industrial y social ante un posible evento Miyake.

"Organizar la infraestructura eléctrica para que sea más resiliente, creando redes locales y regionales que puedan actuar de forma independiente cuando sea necesario", es uno de los puntos expuestos por el Dr. Ethan Siegel, astrofísico teórico. Además, se deben proteger los transformadores, utilizando condensadores en serie o neutro, agrega John Kappenman, ingeniero eléctrico. Finalmente, reforzar y mejorar el sistema de alerta temprana con modelos de inteligencia artificial sería óptimo para predecir estos eventos, concluye la Dra. Holly Gilbert, directora del High Altitude Observatory en Estados Unidos.