Hanami en Japón comienza antes de lo esperado

Cada año en todo Japón se celebra el inicio de la primavera el día del máximo esplendor en la floración de los cerezos. Este año los “sakura” o cerezos en flor irrumpieron anticipadamente en el paisaje del archipiélago nipón. Conoce aquí las causas y qué esperar en el futuro.

Castillo Himeji; cerezos florecidos; Japón
Como es tradición, todos los años miles de japoneses se encuentran para observar la floración de los cerezos, el llamado "Hanami". En esta ocasión, muchos no lo pudieron ver, por confinamiento y sobre todo por su anticipación. ¿A qué se debió?

La cultura nipona ha estado estrechamente vinculada a los eventos en la naturaleza desde hace muchos siglos. Una de las fiestas más importantes del calendario japonés es el Hanami, que literalmente significa “observar las flores”, y se asocia al periodo en que florecen los árboles de cerezos. Esta festividad tiene su origen en el siglo VII y marca el fin del invierno y el comienzo de una etapa fructífera para los laboriosos habitantes de estas islas del continente asiático.

Los sakura o cerezos florecidos, son uno de los símbolos más conocidos de la cultura japonesa y se vinculan a las reflexiones sobre la belleza y lo efímero de la vida, ya que estas flores luego de alcanzar brevemente su máximo esplendor se desvanecen.

En documentos del Imperio Nipón que datan de 1200 años, se registra la fecha de la máxima floración de los cerezos entre la segunda quincena de marzo y los primeros días de mayo. De sur a norte del archipiélago se va sucediendo el florecimiento, según los climas existentes en cada región. Comenzando en Okinawa, en la región más meridional, a mediados de marzo, y finalizando en Hokkaido en la primera semana de mayo, la floración de esos árboles fascina a los japoneses desde hace siglos.

De la ciudad de Tokio también se ha documentado que la floración ha avanzado en 14 días en los últimos 40 años.

Los registros anuales más exactos y antiguos de fenómenos biológicos de los que hoy se tiene conocimiento, se refieren a la floración de los cerezos en la región de Kioto y se inician en el año 812 d.C. Analizando el comportamiento histórico del fenómeno en Kioto, los científicos han concluido que durante los 1000 años comprendidos entre 812 y 1800 las variables climatológicas se mantuvieron estables en la región.

También desde inicios del siglo XIX se ha observado en Kioto la tendencia a la ocurrencia de este fenómeno en fechas más tempranas cada año, en la misma medida en que han aumentado las emisiones de gases de efecto invernadero y el calentamiento global.

Sakura zensen 2021: ¿por qué antes?

Cada año la Agencia Meteorológica de Japón emite los sakura zensen, o pronósticos de florecimiento de los cerezos, para que tanto los japoneses como los miles de extranjeros que los visitan cada año en estas fechas, conozcan con exactitud los momentos y lugares en que se podrá disfrutar de este espectacular estallido de tonos rosa.

En el 2021 este fenómeno en Kioto ha ocurrido el 26 de marzo, superando el récord de floración temprana que databa del 27 de marzo de 1409 en esa ciudad.

La elevación de la temperatura en Kioto unos 3,4°C en los últimos 150 años, se estima esté directamente relacionado con este fenómeno, aunque también es probable que influya el efecto conocido como “Isla del Calor”, que es el que describe la acumulación del calor asociado a la urbanización creciente. En el resto de Japón también se han registrado floraciones anticipadas, en particular en Tokio que este 22 de marzo ya mostraba cerezos florecidos.

La ocurrencia del “sakura” en fechas más cercanas al periodo invernal trae negativas consecuencias para la flora local, pues masas de aire frío tardías pueden destruir los capullos, además de que los insectos polinizadores estarían menos activos en esa etapa.

Este año, mientras en los hermosos parques de Japón se reúnen los habitantes a contemplar la belleza de los cerezos en flor, deberíamos cuestionarnos cuanto más pudiéramos hacer para que este regalo de la naturaleza nos acompañe por siempre.