meteored.cl

El planeta con tormentas que pueden durar hasta 10 meses

¿Alguna vez se preguntaron cómo son las tormentas en otros planetas? En Saturno son muy curiosas y dignas de ser estudiadas. Se tratan de gigantescas 'manchas blancas' que, a cada 30 años, liberan su energía acumulada. Fenómenos naturales y meteorológicos 'similares' a los de la Tierra.

tormenta
Saturno es el sexto planeta del Sistema Solar y alberga una cantidad de gigantescas tormentas, algunas siguen activas.

Las tormentas en nuestro planeta son fenómenos meteorológicos relativamente comunes. A ellas se asocian lluvia, viento, relámpagos y truenos. De cualquier manera, resultan espectaculares y dignas de fotografiarlas. Las tormentas más alarmantes son las que tienen gran actividad eléctrica, con rayos y relámpagos, asociadas a las nubes 'Cumulonimbos'. Aquí pueden llegar a durar varias horas, pero hay un planeta vecino donde se prolongan por meses.

Las tormentas saturnianas

En la Tierra se producen tormentas de forma esporádica, nada que ver con las de Saturno. Este planeta es el sexto del Sistema Solar contando desde el Sol; el único con un sistema de anillos visible desde la Tierra y su composición es gaseosa. Su atmósfera es diferente a la nuestra y es probable que las nubes estén formadas por cristales de amoníaco.

Ocasionalmente se forman tormentas en la atmósfera de Saturno y algunas de ellas han sido visibles desde la Tierra. La sonda Cassini ha podido captar en varias ocasiones grandes tormentas saturnianas. La más grande captada contaba con rayos 10.000 veces más potentes que los de cualquier tormenta en nuestro planeta. Aunque resulta inimaginable que una tormenta dentro de nuestro sistema solar pueda durar más de 7 meses, en Saturno es posible, y en algunas ocasiones llegan hasta 10 meses de duración.

Allí existen dos tipos de tormentas, las pequeñas que surgen de vez en cuando -de 2.000 kilómetros de ancho- y las grandes 'manchas blancas'. En más de 100 años se han podido ver hasta 5 tormentas gigantes en nuestro planeta vecino. Fue en marzo del 2018 cuando el planeta albergó una sucesión de tormentas, nunca visto anteriormente. Con focos aislados y formados en diferentes latitudes.

Su similitud con las tormentas de la Tierra

Según los expertos, las tormentas se originan en las profundidades de Saturno, a unos 200 kilómetros por debajo de las nubes superiores. El proceso de formación de una tormenta saturniana, podríamos atrevernos a decir, que es 'parecido' al de una baja segregada como las que se forman frente a las costas de Chile, eso sí, a gran escala. Hay vapor de agua, este se concentra y se condensa liberando mucho calor.

Rosa Roja
Vórtice de la tormenta polar norte de Saturno, conocida como la 'rosa roja'. Foto: NASA.

El aire sube y llega a las nubes superiores, y es en ese momento cuando se forma esa gran 'mancha blanca' visible desde los telescopios. Las tormentas son dignas de observar, ya que acumulan enormes cantidades de energía a lo largo de los años y se liberan de una sola vez de forma caótica. Estas 'manchas blancas' suelen producirse cada año saturniano -o cada 30 años terrestres-.

La larga duración de las tormentas saturnianas tiene que ver con la humedad, que impide durante décadas la circulación de los gases. Las moléculas de agua son más pesadas en comparación con el hidrógeno y el helio. De esta forma el aire caliente no puede circular y se acumula en las capas bajas, hasta que en un determinado momento este equilibrio se rompe y se forman estas tremendas y duraderas tormentas.