Teoría revela por qué serían diferentes ambas caras de la Luna

Un reciente estudio plantea la posible causa que hace que la Luna tenga dos caras muy desiguales. ¿Quieres saber más? Lee la siguiente nota.

dos caras de la luna
Ambas caras de la Luna: visible y oculta. La cara oculta es el hemisferio que no conocemos de este satélite, porque la Luna nos presenta siempre la misma cara.

Estamos tan acostumbrados a ver la luna diariamente, incluso hay días donde las redes se llenan de imágenes mostrando todo su esplendor. Pero además de eso, este satélite natural que nos ilumina por las noches mayormente despejadas, tiene sus misterios y curiosidades.

Uno de ellos es que tiene dos hemisferios totalmente diferentes y nosotros siempre vemos sólo uno, el cual se ve más oscuro en algunos lugares producto de los grandes flujos de lava solidificada (mares), mientras que la cara oculta está también cubierta de marcas y cráteres, pero los mares son más escasos.

Estas diferencias, entre la cara visible y la oculta, fueron reveladas por primera vez en la década de 1960 por las misiones soviéticas y el programa Apolo.

Un nuevo estudio, publicado hace pocos días en la revista Science Advances, arroja luz sobre el misterio de esta desigualdad y entrega una nueva explicación para este misterio lunar.

¿Por qué la diferencia?

Los investigadores de la Universidad de Brown nos ofrecen una explicación para este enigma; para ello estudiaron el cráter de impacto más grande de la Luna, conocido como la cuenca del Polo Sur-Aitken (PSA).

Este cráter, que mide unos 2.600 km de ancho y 12 km de profundidad, fue formado por un gran objeto espacial que se estrelló contra la Luna. Se piensa que puede haber sido un planeta enano, cuando se estaba formando el Sistema Solar.

interior de la luna
Una antigua colisión en el polo sur de la Luna cambió los patrones de convección en el manto lunar, concentrando un conjunto de elementos productores de calor en el lado visible. Imagen: Matt Jones.

Los científicos llevaron a cabo simulaciones de cómo el calor generado por un gran impacto, alteraría los patrones de convección en el interior de la Luna y cómo eso podría redistribuir el material en el manto lunar.

Este nuevo modelo, mostró que el material compuesto por una concentración de potasio y otros elementos, como fósforo, junto con aquellos que producen calor, habrían montado en una "ola" de calor, que emanó de la zona de impacto de la cuenca del Polo Sur-Aitken, tal como lo haría un surfista.

A medida que el penacho de calor se extendía por debajo de la corteza de la Luna, el material quedo depositado en el lado que nosotros logramos ver. Esa pluma debió llevar ciertos materiales al lado opuesto, nutriendo el vulcanismo que creó las llanuras volcánicas que posee.

Matt Jones, de la Universidad de Brown y autor principal del estudio comenta: "Sabemos que los grandes impactos como el que formó PSA generan mucho calor. La pregunta es, ¿cómo ese calor afecta la dinámica interna de la Luna?"

"Lo que mostramos es que, bajo cualquier condición plausible, en el momento en que se formó PSA, termina concentrando estos elementos productores de calor en la cara visible. Esperamos que esto haya contribuido al derretimiento del manto que produjo los flujos de lava que vemos en la superficie”.

La misma cara de la Luna

Pese a que la Luna tiene su propia rotación, sólo vemos una de sus caras; nunca logramos ver el otro hemisferio. Esto se puede explicar porque el tiempo que tarda la Luna en girar una vez sobre su propio eje, es igual al que tarda en completar una vuelta alrededor de la Tierra: 27,32 días. Esto hace que el mismo lado de la Luna esté orientado hacia la Tierra durante todo el mes.

Si la Luna no girara sobre su eje, o si lo hiciera a otra velocidad, entonces veríamos diferentes partes de la Luna a lo largo del mes.