Un estudio de monzones del pasado pronostica un futuro más intenso

Así lo afirma un análisis de monzones de millones de años atrás, donde el calentamiento global y el aumento de la humedad en la atmósfera, estarían dando como resultado, temporadas de monzones de verano, cada vez más lluviosas y eventos de precipitaciones más extremos e impredecibles.

Monzón asiático
El monzón es un viento estacional que se produce por el desplazamiento del cinturón ecuatorial. En verano los vientos soplan de sur a norte, cargados de lluvias.

Para el mundo científico no es ninguna novedad que el cambio climático desde hace años, viene alterando los eventos atmosféricos, un ejemplo claro ocurre con la temporada de monzones.

Así lo han demostrado diversos estudios basados en modelos, donde en la mayoría de ellos se ha concluido que el calentamiento global causado por los gases invernaderos y el aumento de la humedad en la atmósfera, están dando como resultado temporadas de monzones de verano, cada vez más lluviosas y eventos de precipitaciones más extremos e impredecibles.

En un nuevo artículo publicado recientemente por la revista Science Advances, se expone más evidencia a esta teoría, presentando un estudio concentrado en el análisis del comportamiento de los monzones de millones de años atrás, cuyas conclusiones pueden darnos una idea de los que están por venir.

Método del estudio

La temporada de monzones, que generalmente se extiende de junio a septiembre, trae enormes cantidades de lluvia al sur de Asia que son cruciales para la economía agraria de la región, pero tambien, afectan la vida de una quinta parte de la población mundial, alimentando o destruyendo cultivos, provocando inundaciones devastadoras, cobrando vidas, propagando la contaminación y a esto agregamos, los efectos del cambio climático que podrían escribir una nueva historia.

Para analizar su comportamiento, los investigadores al no contar con registros del pasado, buscaron otra opción que les pudiese entregar más información respecto al desarrollo de monzones, por lo que utilizaron el barro. El sistema se basó en perforar muestras de núcleos en la Bahía de Bengala, en el norte del Océano Índico, donde la escorrentía de las temporadas de monzones drena fuera del subcontinente.

Las muestras de 200 metros de largo, proporcionaron un interesante registro de lluvias monzónicas, junto ello encontraron también que las estaciones más húmedas aportan más agua dulce a la bahía, lo que reduce la salinidad en la superficie y que el plancton que vive en la superficie muere y se hunde en el sedimento de abajo, capa tras capa.

Trabajando con estos datos, recolectados a través de las muestras del núcleo, los científicos analizaron las conchas fósiles del plancton, midiendo los isótopos de oxígeno para determinar la salinidad del agua en la que vivían.

Conclusiones

Los tiempos de alta precipitación y baja salinidad se produjeron después de períodos de concentraciones más altas de dióxido de carbono atmosférico, con niveles más bajos del volumen de hielo global y los aumentos de los vientos regionales húmedos. Debemos agregar a esto, que en la actualidad la actividad humana está aumentando los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera, por lo que la investigación sugiere que es esperable ver emerger los mismos patrones de monzón.

Steven Clemens, profesor de ciencias terrestres, ambientales y planetarias en la Universidad de Brown y autor principal del estudio, dijo que “podemos verificar que, durante el último millón de años, los aumentos en el dióxido de carbono en la atmósfera han sido seguidos por aumentos sustanciales en las precipitaciones en el sur. Sistema monzónico asiático." Las predicciones de los modelos climáticos son "maravillosamente consistentes con lo que vemos en el último millón de años".

inundaciones
El monzón es vital para la región densamente poblada, ya que revitaliza la tierra y las vías fluviales en medio de veranos abrasadores. Pero también causa muertes y destrucción generalizadas, debido a las grandes inundaciones.

Anders Levermann, profesor de dinámica del sistema climático en el Instituto Potsdam en Alemania, comentó que “Es una enorme cantidad de información y es realmente agradable ver en datos reales que reflejan más de un millón de años de la historia de nuestro planeta, las leyes físicas que experimentamos todos los días dejar sus huellas en este extremadamente rico registro paleo ".

El Dr. Levermann agregó que "las consecuencias para la gente del subcontinente indio son nefastas; el monzón ya deja caer enormes cantidades de lluvia y siempre puede ser destructivo, pero el riesgo de temporadas "catastróficamente fuertes" está aumentando, y la naturaleza cada vez más errática de las estaciones tiene sus propios riesgos".

Algo más acerca de lo monzones

Hablar de los monzones es hablar de vientos que producen lluvias torrenciales y fuertes inundaciones, ellos se producen principalmente en el sureste asiático, pero también en otras partes del planeta como África, Australia y América.

Hay dos clases de monzones, los de verano y los de invierno y esto es porque el viento cambia de dirección en cada uno de ellos, de ahí la palabra monzón, que significa "estación o cambio". Dichos cambios entre el verano y el invierno están provocados por el diferente comportamiento térmico de la tierra y el agua, ya que la tierra se calienta y enfría mucho más rápido que el agua.