Chile pone a prueba la red de internet satelital Starlink

Nuestro país será el primero de Latinoamérica en poner a prueba este servicio de internet, luego de que la SUBTEL aprobara un permiso experimental, de uso no comercial, donde dos remotas localidades de las regiones de Coquimbo y Los Lagos serán las favorecidas.

Satélites Starlink
Si quieres observar cuando pasan los satélites Starlink por el espacio, tienes que visitar https://findstarlink.com/ ingresar tu localidad y podrás saber la hora y su visibilidad.

El operador satelital Starlink, de la filial SpaceX, perteneciente al excéntrico Elon Musk, basa su trabajo en la conexión de muchos satélites en orbita a baja altura, cuyo objetivo es entregar cobertura en cualquier lugar del planeta, proporcionando servicios de internet de alta velocidad, beneficiando de este modo a aquellas localidades que aún se mantienen sin cobertura.

La compañía realizará pruebas piloto de carácter social en comunidades rurales o aisladas con problemas de conectividad en Chile.

De esta forma, dos pueblos costeros del país fueron elegidos por la empresa para ser las primeras en acceder a los servicios de internet satelital del proyecto en Latinoamérica, de manera experimental y gratuita durante el primer año, y posteriormente a eso, el costo será derivado a los municipios donde se ubican ambas localidades, así lo anunció la Subsecretaría de Telecomunicaciones de Chile (SUBTEL).

El proyecto piloto comenzará en escuelas de las localidades de Caleta Sierra, al norte de la Región de Coquimbo y Sotomó al sur de la región de Los Lagos, utilizando un servicio de Internet con descargas que oscilan entre los 50 a 150 Mb/s y una latencia de 20 a 40 milisegundos, lo suficiente para ser utilizado no solo en la educación a distancia, sino que también, en el teletrabajo, comercio, telemedicina y entretenimiento.

Gwynne Shotwell, presidenta y directora de operaciones de SpaceX, indicó que “Starlink fue diseñado para comunidades remotas como las de Caleta Sierra y Sotomó por lo que la conectividad de alta velocidad puede tener un impacto transformador en estas comunidades y estamos ansiosos por apoyar estos programas piloto, comenzando por las escuelas locales”.

Starlink ya entregó los kits de manera gratuita y el programa debe comenzar en las próximas semanas, según la SUBTEL. “En ocasiones nuestra geografía hace que sea complejo el despliegue de las redes tradicionales de banda ancha. Por ello, nos llena de orgullo que la empresa Starlink haya elegido a Chile como país pionero de Latinoamérica para iniciar el despliegue de su proyecto de internet satelital”, dijo en un comunicado la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt.

Según las últimas cifras de SUBTEL, el 62% de los hogares chilenos cuentan con conexiones fijas a Internet, pero la gran mayoría de ellos están concentrados en las principales zonas urbanas del país como Santiago, Valparaíso y Concepción.

El subsecretario de Telecomunicaciones, Francisco Moreno, comento que "Starlink es una alternativa concreta para mejorar la calidad de vida de miles de compatriotas que viven en localidades extremas o rurales del país, los cuales no tienen la oportunidad de acceder a un Internet de calidad”.

A pesar de que el proyecto se iniciará solo en dos localidades, se tiene pensado avanzar y sumar nuevas zonas al servicio, ya que a futuro se busca abarcar todo el territorio nacional.

¿Cómo funcionan los satélites Starlink?

El cohete Falcon 9 es el encargado de soltar cada satélite de forma individual, ubicándose a una altura de 440 kilómetros, muy cerca de la Tierra en comparación a otros satélites que se encuentran a un poco más de 35.0000 km. en la órbita geoestacionaria.

Estos satélites a baja altura son visibles desde la superficie, especialmente durante el amanecer y el anochecer, ya que sus paneles solares reflejan la luz del sol. Esto ha provocado una polémica por parte de los astrónomos, ya que advierten que Starlink es incluso más brillante que ciertas estrellas, por lo que supondría un problema para la observación astronómica.

Este proyecto aprovecha la mayor velocidad de las ondas electromagnéticas por el vacío espacial, que es aproximadamente un 50% más elevada que la fibra óptica actual. Algo esencial para resguardar las grandes distancias a las que tienen que viajar los datos y para formar parte de la red satelital, solo es necesario una antena que se ajusta automáticamente a la posición de los satélites y que la suministra la propia compañía.

Ya hay en órbita más de 400 satélites de los 4.000 que están proyectados en esta primera fase del proyecto. Se espera que en marzo de 2024, al menos la mitad de ellos, deben estar en órbita y pleno funcionamiento, pero para completar la totalidad esperada, 12.000 aproximadamente, tendrá que pasar mucho tiempo más.