meteored.cl

Fenómeno geológico está ensanchando rápidamente el océano Atlántico

Una nueva investigación apunta que un aumento en la cantidad de materia que emana de las profundidades de la corteza terrestre puede estar provocando el distanciamiento de América del Norte y Sur de Europa y África.

Ressurgência do manto da Terra amplia Oceano Atlântico
El trabajo es uno de los pocos experimentos de estas escala ya realizado en los océanos. Entregó a los investigadores, imágenes de las variaciones de la estructura del manto terrestre a profundidades entre 410 y 660 km.

Las placas tectónicas del continente americano se están alejando de las placas europea y africana cuatro centímetros por año. Entre estos continentes se encuentra la Cordillera del Atlántico Medio, un lugar donde las nuevas placas se forman.

En esta dorsal mediooceánica hay grandes cadenas montañosas sumergidas (cresta) que son el resultado del alejamiento lento de las placas tectónicas, hacia este y oeste. Por debajo de la cresta, sube el material para substituir el espacio dejado por las placas a medida que ellas se separan.

Las placas tectónicas también tienen un impacto sobre el nivel del mar, afectando las estimativas en escalas de tiempo geológicas.

Este proceso es normalmente impulsado por fuerzas de gravedad distantes, a medida que las partes más densas de las placas se hunden de vuelta en la Tierra. Sin embargo, la fuerza motriz por detrás de la separación de las placas atlánticas continúa siendo un misterio, porque el océano Atlántico no está rodeado de placas densas que se hunden en el manto terrestre.

Recientemente, un equipo de sismólogos, liderados por la Universidad de Southampton, encontró evidencias del resurgimiento del material entre la corteza terrestre y su núcleo (el manto) a más de 600 km por debajo de la cresta del Atlántico medio, lo que puede estar empujando las placas desde abajo, haciendo con que los continentes se alejen aún más. Se piensa que las resurgencias por debajo de las crestas pueden originarse a profundidades mucho menores, de cerca de 60 km.

Los hallazgos, publicados en la revista Nature, entregan un mayor entendimiento sobre las placas tectónicas, que provocan muchos desastres naturales en todo el mundo, incluyendo terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas.

Resultados jamás antes vistos

El post doctor de la Universidad de Southampton y autor principal, Matthew Agius, dijo: "esta fue una misión memorable que nos llevó un total de 10 semanas en alto mar, en medio del océano Atlántico. Los increíbles resultados nos dan una nueva luz en nuestra comprensión de cómo el interior de la Tierra está conectado con las placas tectónicas, con observaciones jamás antes vistas".

La Dra. Kate Rychert y el Dr. Nick Harmon, también de la Universidad de Southampton, y el Profesor Mike Kendall, de la Universidad de Oxford, condujeron el el experimento, y fueron los investigadores principales en los cruceros realizados hasta el local de la Cadena del Atlántico Norte.

"Hay un distanciamiento creciente entre América del Norte y Europa, y nos es impulsada por diferencias políticas o filosóficas, ¡es causada por la convección del manto!", dijo Harmon.

Según Rychert, el descubrimiento inesperado tiene grandes implicancias para nuestra comprensión de la evolución y habitabilidad de la Tierra. También demuestra la importancia de adquirir datos en el océano, donde hay mucho más por explorar.

Además de ayudar a los investigadores a desarrollar mejores modelos y sistemas de alerta para desastres naturales, las placas tectónicas también tienen un impacto sobre los niveles del mar, y por lo tanto, afectan las estimativa del cambio climático en escalas de tiempo geológicas.