meteored.cl

Aunque no parezca, los huracanes si traen beneficios

Como seres humanos nos cuesta creer que los huracanes traigan algún tipo de beneficio. Son devastadores y destructores pero, desde un punto de vista meteorológico, los huracanes no son tan malos, ¿quieres saber por qué?

Huracán
Imagen del huracán Florence desde las cámaras de la NASA. Florence fue un ciclón tropical de categoría 4 sobre el océano Atlántico.

Los huracanes son ciclones tropicales, es decir, sistemas tormentosos caracterizados por una circulación cerrada alrededor de un centro de bajas presiones, que se alimentan del aire cálido y húmedo disponible sobre los océanos tropicales. En el pasado, estas tormentas llegaban por sorpresa y acababan con la vida de miles de personas. El desconocimiento sobre ellos y la poca prevención aumentaban los desastres: inundaciones costeras y viento que muchas veces supera los 120 kilómetros por hora.

Huracanes, predicción y cambio climático

En un huracán, a medida que se va creando y alimentando la tormenta, queda confinada una columna de aire caliente que permite la gestación de potentes nubes que se nutren del océano cálido. Este proceso, siempre vinculado a temperaturas bastante altas, transforma un vórtice húmedo en un ciclón tropical.

Por ejemplo, gran parte de los huracanes en el Atlántico surgen de los 'remolinos' de nubosidad que se dirigen hacia el oeste desde el continente africano y que, en función de su intensidad y de otros factores ambientales, pueden crecer hasta convertirse en ciclones tropicales severos. Por ello, las predicciones numéricas del tiempo pueden servir para mitigar los efectos letales de un posible ciclón, siempre y cuando se adopten las medidas necesarias para la reducción del riesgo de desastres.

Tanto un huracán como un tifón (tienen la misma naturaleza), suelen presentar unas sorprendentes ondas giratorias, que dan lugar a lluvias intensas, y giran alrededor del 'ojo' del ciclón. Algunos estudios científicos sugieren que la intensidad de los ciclones tropicales puede estar aumentando debido a que, como consecuencia del cambio climático, las temperaturas de la superficie marina son mayores y de alguna manera ellos, por efecto rebote, contribuyen a la naturaleza.

Beneficios que trae a su paso un huracán

El paso de los huracanes, nos muestran cuán poderosos y devastadores pueden llegar a ser. Un panorama de destrucción y de muerte que vemos a menudo en las noticias. Aunque parezca imposible o difícil de creer, algunos ciclones tropicales pueden generar efectos positivos en la tierra y en los océanos. Por ejemplo: llevan lluvias a zonas de sequía, aumentan el caudal de ríos y arroyos arrastrando los residuos, recargan acuíferos, ayudan al equilibrio de calor en los océanos y arrastran nutrientes al mar.

Uno de los efecto más importantes es el equilibrio del calor. Los gases de efecto invernadero se suman a los factores naturales para provocar un incremento de la temperatura en los océanos, y la naturaleza parece protegerse con los huracanes. A grandes rasgos, los ciclones tropicales actúan como sistema de enfriamiento del planeta y ayudan a regular la temperatura de la Tierra. Según datos de un satélite de la NASA, en 2005 los huracanes Katrina y Rita enfriaron hasta 4 ºC las aguas que quedaron atrás en su trayectoria.

Los huracanes son los reguladores de temperatura del planeta. Ellos retiran calor de la atmósfera y de los océanos haciendo disminuir la temperatura a su paso.

El paso de un huracán en una zona con alta densidad de bosque, puede tener un impacto similar al de los incendios. En áreas forestales, los fuertes vientos hacen que los árboles enfermos o débiles caigan contribuyendo al proceso de renovación del bosque. También ayudan a que las lluvias lleguen a zonas donde normalmente son más escasas, manteniendo los bosques y las selvas con una alta humedad ambiental. Los huracanes aumentan el caudal de los ríos y ayudan también a limpiar la basura tanto de las aguas superficiales como de las subterráneas y las estancadas.