meteored.cl

Norte de Chile en alerta por una semana llena de tormentas estivales

Como previsto, la Alta de Bolivia se ha activado esta semana sobre América del Sur y favorecerá el desarrollo de las tormentas en el norte de Chile. Tres regiones se encuentran con un aviso especial debido a este fenómeno meteorológico.

Lluvias de verano; desierto; tormentas eléctricas
Las tormentas de verano estarán activas en los próximos días, producto de la presencia de la Alta de Bolivia sobre parte del norte de Chile.

Las regiones de Arica-Parinacota, Tarapacá y Antofagasta se encuentran bajo un aviso meteorológico por probables tormentas eléctricas previstas a lo largo de esta semana. El fenómeno atmosférico responsable por la formación más generalizada de las tormentas en el Altiplano se asocia a la presencia de la Alta de Bolivia.

La Dirección Meteorológica de Chile emitió el aviso este lunes 05 de diciembre, durante la tarde, informando la posibilidad de ocurrencia de las tormentas en el sector cordillerano de las regiones del norte grande. La entidad prevé que el fenómeno debe presentarse a lo largo de esta semana, por lo que el aviso meteorológico se extiende hasta el próximo sábado 10 de diciembre.

¿Qué es la Alta de Bolivia?

La Alta de Bolivia es una circulación de altura. Corresponde a vientos que giran en sentido contrario al giro de los punteros del reloj —así como lo hace un anticiclón subtropical del Pacífico sur, y que aporta un surazo intenso en los meses de primavera-verano en el centro sur de Chile.

Diferentemente de la Alta Subtropical, que afecta niveles más cercanos a la superficie con sus vientos, la Alta de Bolivia actúa en niveles atmosféricos superiores, entre los 9.000 a 12.000 metros de altura.

El giro de la Alta de Bolivia, la humedad que se desplaza en esta época del año por el continente sudamericano desde regiones tropicales, y el aumento de las temperaturas en superficie, son los ingredientes principales para el desarrollo de nubes de tormenta en sectores interiores y centrales del continente, así como también en la zona altiplánica.

Sólo la presencia de la Alta de Bolivia no produce lluvias en el altiplano. La compleja circulación atmosférica del verano, lleva humedad y reúne las condiciones necesarias para que las tormentas se desarrollen sobre una gran parte de América del Sur.

Y a pesar que esta alta tiende a ubicarse con su centro sobre Bolivia (de ahí su 'apellido'), no está siempre quieta sobre este lugar, sino que puede incluso centrarse sobre el norte de nuestro país, o también un poco más hacia el interior del continente. Dependiendo de su ubicación, ella ayudará a generar tormentas más o menos intensas en el interior del norte de Chile. En ocasiones, las precipitaciones pueden llegar a afectar el sector más cercano a la costa del norte grande, aunque es mucho menos común que ocurra, si comparamos con la frecuencia de tormentas altiplánicas.

construcciones en paisaje del altiplano; desierto; Chile
El suelo del desierto es compacto, por lo que el agua de la lluvia tiene dificultad de entrar a las capas subsuperficiales, corriendo principalmente hacia las quebradas y ríos de la zona.

La precipitación que cae en los sectores interiores alcanza las ciudades y pueblos cercanos a la costa nortina producto de la activación de las quebradas y cauces. El suelo extremamente seco y compacto del altiplano tiene dificultades para absorber las lluvias, por lo que rápidamente aumenta el caudal de los ríos, normalmente secos, de la zona desértica de Chile.

¿Es correcto hablar de "Invierno Boliviano"?

A pesar que la mayoría conoce la época de lluvias del norte del país como "invierno boliviano", este término no es correcto. Recordemos que el invierno en el hemisferio sur, donde se encuentra nuestro país y Bolivia, ocurre entre los meses de junio a agosto, climatológicamente hablando. Por lo que el 'invierno boliviano' es, en estricta forma, en el mismo periodo que ocurre el invierno en Chile.

Ya que el periodo lluvioso en el norte del país ocurre en verano, lo correcto es referirnos a él como periodo de lluvias estivales y no como "invierno boliviano".

La diferencia está en la época del año en que ocurre el periodo lluvioso. Mientras que la zona central y sur de Chile concentra las precipitaciones durante los meses de invierno, el norte del país recibe lluvias en los meses de verano, gracias a la Alta de Bolivia y el monzón sudamericano, que lleva humedad a esa parte del continente.