meteored.cl

Volcanes y los cambios en el planeta: el testimonio de árboles

Los volcanes han desempeñado un papel más importante en la variabilidad de la temperatura natural de lo que se pensaba anteriormente, y sus efectos climáticos pueden haber contribuido a cambios sociales y económicos pasados. Los árboles nos cuentan sus historias.

Erupciones volcánicas Volcán
Períodos caracterizados por un vulcanismo más prolífico a menudo coincidieron con tiempos de conflicto y declive económico.

Un nuevo trabajo científico puso el foco de estudio en los árboles para concluir que los volcanes han tenido en los últimos 2000 años un papel más importante de lo que se creía en la variabilidad de la temperatura natural del planeta, contribuyendo al cambio social y económico del pasado.

Investigadores de la Universidad de Cambridge analizaron muestras más de 9000 árboles vivos y muertos para obtener un registro anual preciso de las temperaturas de verano en América del Norte y Eurasia, que se remonta al año 1 d.C. Esto reveló períodos más fríos y cálidos que luego compararon con los registros de erupciones volcánicas muy grandes, así como con los principales eventos históricos.

Los detalles del trabajo

Los resultados publicados en la revista Dendrochronologia, muestran que el efecto de los volcanes sobre los cambios de temperatura global es incluso mayor de lo que se había reconocido, aunque los investigadores enfatizan que su trabajo de ninguna manera disminuye la importancia del cambio climático causado por el hombre.

En cambio, dicen los investigadores, el estudio contribuye a nuestra comprensión de las causas naturales y las consecuencias sociales de los cambios de temperatura del verano durante los últimos dos mil años.

"Hay muchas cosas que podemos determinar sobre las condiciones climáticas pasadas a partir de la información de los anillos de los árboles, pero tenemos mucha más información de los árboles recientes que de los árboles que vivieron hace mil años o más", dijo el profesor Ulf Büntgen del Departamento de Geografía de Cambridge, autor principal del estudio. “Removiendo parte de los datos del pasado reciente, obtenemos una comprensión más precisa del cambio climático natural frente al antropogénico”.

Anillos de arboles Paleoclimatología
A través de los anillos de árboles se pudo identificar el efecto de las erupciones volcánicas pasadas en las temperaturas del verano.

Al comparar los datos de los anillos de los árboles con la evidencia de los núcleos de hielo, los investigadores pudieron identificar el efecto de las erupciones volcánicas pasadas en las temperaturas del verano.

Las grandes erupciones volcánicas pueden reducir las temperaturas medias globales en décimas de grados. El factor principal es la cantidad de azufre emitida durante la erupción que llega a la estratosfera, donde forma partículas diminutas que impiden la llegada natural de luz solar a la superficie terrestre. Esto puede resultar en temporadas de cultivo más cortas y temperaturas más frías, que a su vez conducen a cosechas reducidas. Por el contrario, en los períodos en los que se producen menos erupciones grandes, la Tierra puede absorber más calor del Sol y las temperaturas aumentan.

“Algunos modelos climáticos asumen que el efecto de los volcanes es puntuado y breve”, dijo Büntgen. “Sin embargo, si observamos el efecto acumulativo durante todo un siglo, este efecto puede ser mucho más prolongado.

Las temperaturas de verano reconstruidas en los años 280, 990 y 1020, cuando el forzamiento volcánico era bajo, eran comparables a las condiciones modernas hasta 2010. En comparación con las reconstrucciones de temperatura existentes a gran escala de los últimos 1200-2000 años, el estudio revela una mayor variabilidad de la temperatura de verano preindustrial.

Aprender del pasado, con vista al futuro

Luego, trabajando con historiadores, los científicos encontraron que el calor relativamente constante durante los períodos romano y medieval, cuando las grandes erupciones volcánicas eran menos frecuentes, a menudo coincidía con la prosperidad social y la estabilidad política en Europa y China. Sin embargo, los períodos caracterizados por un vulcanismo más prolífico a menudo coincidieron con tiempos de conflicto y declive económico.

"Interpretar la historia siempre es un desafío", dijo el Dr. Clive Oppenheimer, vulcanólogo principal del estudio. “Muchos factores entran en juego: política, economía, cultura. Pero una gran erupción que conduce a una disminución generalizada de la producción de cereales puede dañar a millones de personas. El hambre puede provocar hambrunas, enfermedades, conflictos y migración. Vemos mucha evidencia de esto en el registro histórico".

"Los seres humanos no tienen ningún efecto sobre si un volcán entra en erupción o no, pero la tendencia de calentamiento que estamos viendo en este momento está ciertamente relacionada con la actividad humana", dijo Büntgen. "Si bien no hay nada seguro sobre el futuro, es bueno aprender cómo el cambio climático ha afectado a la civilización humana en el pasado".