meteored.cl

El increíble efecto de loto y sus aplicaciones cotidianas

Seguramente ya habrás escuchado hablar de la flor de loto, pero ¿sabías que esta planta inspiró el nombre de un increíble fenómeno científico, cuyas características dieron lugar a la creación de materiales impermeables?

La flor de loto (Nelumbo nucifera), es una de las plantas acuáticas más exuberantes que existe en la naturaleza. Originaria de Asia, tienen un significado religioso asociado a la pureza espiritual o renacimiento, asociado a la característica hidrofóbica de sus hojas. En un hábitat sucio y lleno de polvo, las hojas se mantienen limpias al repeler el agua que entra en contacto con ellas: las gotas resbalan por las hojas llevándose polvo, partículas y agentes patógenos.

Estudios realizados para esclarecer el fenómeno indicaron que las características hidrofóbicas de la flor de loto existen producto de sus estructuras microméricas y nanométricas, reforzados por la composición química de la hoja. Otras plantas, como las hojas de Tropaeolum, del repollo, de la Phragmites, de la Colocasia esculenta (mostrada en el video) e de la Verbascum thapsus presentan estas características, así como también las plumas de algunas aves y algunos insectos.

Los materiales impermeables inspirados en la flor de loto tienen estas características hidrofóbicas y se clasifican dependiendo del ángulo con que el agua entra en contacto con la superficie del material. Ángulo de contacto mayor a 150º sumado a la composición química del material y características antiadherentes resultan en un fenómeno de superhidrofobia.

Estas características llamaron la atención de académicos e industria dado el potencial de sus aplicaciones prácticas, como la autolimpieza, anticorrosión, anticongelante, separación de aceite y agua y reducción de fricción, entre otras. Podemos encontrar la aplicación de estas características en diversos materiales, como telas, pinturas y revestimientos. Esto se convierte en una opción amigable con el medio ambiente, ya que se puede reducir el número de lavados y la utilización de menos productos de limpieza.