meteored.cl

Empresa trabaja para "des-extinguir" mamuts y otros animales extintos

La extinción puede ser cosa del pasado para una empresa que busca revivir a algunos animales que desaparecieron de nuestro planeta. Y aunque parece algo imposible, podría ser que nos encontremos cara a cara con un mamut antes de que termine esta década.

mamut, extinción, genetica
Los mamut vivieron en la Tierra hasta hace apenas unos 3700 años.

La empresa Colossal Biosciences se describe a sí misma como una "compañía innovadora de biociencia e ingeniería genética" que está "aceptando el deber de la humanidad de restaurar la Tierra a un estado más saludable, al mismo tiempo que resuelve las economías futuras y las necesidades biológicas de la condición humana a través de ciencia y tecnologías de vanguardia".

El ambicioso proyecto denominado “Des-Extinción”, tiene como principal objetivo desarrollar una biblioteca de animales de extinción, así como albergar ADN genético o embriones de animales en peligro de extinción o ya extintos. Este proceso reducirá los impactos a largo plazo de la pérdida de biodiversidad inducida por el hombre y brindará a las especies amenazadas un amortiguador contra la extinción total a medida que disminuyen los números.

Colossal producirá su primer grupo de crías híbridas de elefante y mamut en cuatro a seis años. A largo plazo, el plan es reintroducir grandes manadas de mamuts en el Ártico.

Y aunque parezca una película de ciencia ficción, la empresa cree que es muy posible revivir al mamut lanudo, animales que prosperaron en las tundras frías de Europa, Asía y América del Norte, o al menos a una especie muy similar. Los investigadores lograron secuenciar el genoma de 23 elefantes asiáticos, el pariente vivo más cercano a los mamuts lanudos. Eriona Hysolli, científica biológica principal de Colossal, también extrajo y analizó el ADN de un mamut caracas bien conservado que se encuentra en el permafrost de Siberia.

Los científicos desconocen las causas de la extinción de estos animales gigantes adaptados, pero sí saben que hace unos 10.000 años las poblaciones comenzaron a decrecer, desapareciendo por completo hace aproximadamente 4.000 años.

“Prácticamente logramos completar el ensamblaje de los más de 60 genes que esencialmente harían que el genoma de un elefante sea funcionalmente similar al de un mamut lanudo”, dijo el Dr. Lamm, miembro del equipo. “Esos son los atributos fenotípicos: mazorcas pequeñas para bajas temperaturas; hemoglobina tolerante al frío; 10 centímetros de grasa parda; y, por supuesto, lo que la mayoría de la gente conoce y ama, ese abrigo peludo y desgreñado”.

Si todo va según lo planeado, Lamm dijo que está "seguro" de que Colossal producirá su primer grupo de crías híbridas de elefante y mamut en cuatro a seis años. A largo plazo, el plan es reintroducir grandes manadas de mamuts en el Ártico. Ahora, Jurassic Park no parece algo tan lejano.

El regreso del Tigre de Tasmania

El mamut no es el único ser que podría volver a ver la luz. En las últimas conferencias, la empresa anunció que también está trabajando en revivir al tilacino, un marsupial también conocido como tigre o lobo de Tasmania que fue extinto por los colonizadores europeos entre el 1.800 y principio de 1.900. Del tamaño de un perro y con rayas de tigre, el carnívoro era cazado por matar ovejas y pollos. El último tilacino conocido pasó sus días paseando en una jaula de zoológico en Hobart, Tasmania, y murió por negligencia en 1936. Cuando la especie se extinguió, Tasmania perdió a su principal depredador.

Anteriormente, hubo intentos fallidos de clonar a este marsupial. Andrew Pask de la Universidad de Melbourne, secuenció la mayor parte del genoma del tilacino, que es el candidato perfecto para este proyecto porque se extinguió hace relativamente poco tiempo. Es decir que el ADN de buena calidad está disponible, y su presa y partes de su hábitat natural aún existen.

Pero aún quedan algunos obstáculos, como terminar de completar la secuenciación del genoma del animal. El laboratorio de Pask tiene alrededor del 96%, pero el último 4% es el más complicado, dice. “Es como hacer uno de esos horribles rompecabezas que son solo frijoles horneados o todo cielo azul. Todo se ve igual, y estamos tratando de descubrir cómo se combinan”. Luego, los investigadores compararán el genoma del tilacino con el de uno de sus parientes vivos más cercanos: el dunnart de cola gorda, y diseñarán el genoma del dunnart para que se asemeje más al del tilacino.

También está el desafío de lograr generar un embrión completo, algo que aún no se ha hecho en los marsupiales, que se desarrollan de manera diferente. Una vez que hayan afinado la receta, podrán usar las células madre para crear un embrión vivo editado genéticamente que pueden insertar en una madre dunnart o en un útero marsupial artificial, que tendrían que inventar.

En teoría, la reintroducción de tilacinos sustitutos podría ayudar a restaurar el equilibrio de los bosques restantes de Tasmania al eliminar animales enfermos o débiles y controlar a los herbívoros sobreabundantes como canguros. El objetivo de Colossal es liberar una población viable y genéticamente diversa de quizás 100 tilacinos sustitutos en la naturaleza.