meteored.cl

¿Cuál es el origen de la precipitación en Chile?

Dependiendo de la zona, de la estación del año y de la geografía, podemos observar distintos orígenes de las precipitaciones en Chile. Te invitamos a descubrir más junto a nosotros.

Personas con paraguas caminando bajo la lluvia, calles inundadas
En general, las precipitaciones en la zona central de Chile, se asocian al paso de sistemas frontales durante el invierno.

Entendemos por precipitación a todo hidrometeoro constituido por una gota de agua líquida o cristal de hielo, que proviene de una nube y alcanza la superficie terrestre. De acuerdo a su tipo, podemos observar llovizna, lluvia, chubasco, nieve o granizo. Además, la precipitación también se puede definir de acuerdo a su origen como ciclónica, convectiva y orográfica.

La precipitación ciclónica es aquella que se origina en grandes áreas, donde predominan los sistemas frontales (asociados a centros de baja presión atmosférica). Los sistemas frontales son el límite entre dos masas de aire de distintas características. Este límite se forma entre el aire tropical - cálido y húmedo - y el aire de origen polar - frío y menos húmedo - a partir de una ondulación atmosférica del flujo del Oeste.

Este tipo de precipitación es más frecuente entre la zona central y austral de Chile. Su influencia cubre una gran área - principalmente en invierno - por lo que se clasifica dentro de la escala sinóptica. Por la circulación general de la atmósfera - que en latitudes medias predomina de Oeste a Este - los movimientos verticales tienden a ser graduales y lentos.

En el caso de la precipitación convectiva, son necesarias ciertas condiciones asociadas a la convección. Debe existir inestabilidad atmosférica sumada a la humedad necesaria para que una parcela de aire húmedo llegue a su Nivel de Convección Libre - nivel desde donde la parcela de aire asciende libremente, debido a que es más cálida que su entorno - y, además, a su nivel de condensación.

Seguido a este proceso, se requieren altos valores de CAPE (Convective Available Potencial Energy - Energía Convectiva Portencialmente Disponible). El CAPE es la energía que necesita la parcela de aire húmedo para continuar subiendo desde el Nivel de Convección Libre hacia el Nivel de Equilibrio - nivel donde la temperatura de la parcela de aire ascendente alcanza la temperatura del entorno.

Visualmente, estaremos en presencia de una nube de gran desarrollo vertical - cumulonimbus - pero de escasa extensión horizontal. Generalmente, las precipitaciones son del tipo chubascos e inclusive, se pueden observar granizos y tormentas eléctricas. En Chile, esta precipitación se asocia, principalmente, a la presencia de la Alta de Bolivia en la zona norte del país.

Finalmente, la precipitación orográfica se asocia a fenómeno demoninado Efecto Foehn. La precipitación se concentra en el lado de barlovento, mientras que en el lado de sotavento se genera una sombra - o ausencia - de precipitaciones. Esto último se debe a la disipación de la nubosidad por el calentamiento del aire por subsidencia - aire descendente - en sotavento. La extensión de las precipitaciones y de las nubes depende directamente de la magnitud del sistema montañoso.

En el caso de Chile, los sistemas frontales se encuentran con 2 barreras orográficas: Cordillera de la Costa y Cordillera de Los Andes. Esta condición geográfica genera una vinculación en el origen de las precipitaciones - principalmente en la zona centro y sur - intensificando el desarrollo del sistema frontal por el ascenso orográfico del aire. Como consecuencia, el volumen de precipitación es mayor en el sector occidental de ambas cordilleras en nuestro país.