meteored.cl

¡Descubren un inusual arrecife de coral gigante frente a Tahití!

Situado a 30 metros de profundidad, este arrecife de coral es un descubrimiento excepcional por su tamaño pero también (¡y por sobre todo!) por su notable estado de salud, a pesar del calentamiento global... Unas muy buenas noticias según los científicos.

Corales en Tahití
Científicos del CRIOBE y la UNESCO descubrieron este impresionante arrecife de coral a 30 metros de profundidad en la península de Tahití, en la Polinesia Francesa.

Esta misión de exploración científica, en asociación con el Centro de Investigación Insular y Observatorio Ambiental (CRIOBE), se llevó a cabo en el marco del programa de la UNESCO "Un océano, el gran testimonio sobre el océano". Alexis Rosenfeld, fotógrafo buceador, forma parte del afortunado equipo que ha descubierto este magnífico arrecife de coral frente a la península de Tahití, en la Polinesia Francesa, y lo describe como un "campo de rosas azules gigantes".

Laetitia Hédouin, investigadora del CNRS-CRIOBE, colíder de la misión, explica: "lo que fue realmente impactante fue la belleza de este arrecife: el tamaño de las colonias, que eran extremadamente grandes, algunas tenían más de 2 metros de diámetro, pero también la inmensidad del campo. Se estima que tiene más de 3 kilómetros de largo".

arrecife de coral
Los arrecifes de coral se encuentran comúnmente a poca profundidad. Sin embargo, el reciente descubrimiento impresionó a los investigadores.

Un descubrimiento "fuera de lo común" en términos de tamaño pero también de ubicación. La mayoría de los arrecifes de coral conocidos en el mundo se encuentran en aguas poco profundas (entre 0 y 20 metros). Sin embargo, el arrecife descubierto se encuentra a unos 30 a 55 metros de profundidad, donde la luz solar es más débil.

Esto también explicaría el excelente estado de conservación del arrecife. Sin blanqueamiento —que está afectando a los corales de todo el mundo debido al calentamiento global— y sin signos de mortalidad a la vista. Estas colonias no parecen sufrir el aumento de temperatura, y su edad se estima entre 10 y 20 años.

Una de las hipótesis que plantea Laetitia Hédouin para explicar la buena salud del arrecife es la profundidad: “A más de 30 metros bajo el agua, la temperatura es más fresca y hay menos luz. Sin embargo, el blanqueamiento de corales es una combinación altas temperaturas del agua y fuerte luminosidad. Así, desde el momento en que reducimos la intensidad de la luz, reducimos el impacto de la decoloración”.

Aunque el 14% de los arrecifes ya han desaparecido por culpa del cambio climático, este descubrimiento regocija Dra. Hédouin: "Cuando descubres arrecifes como este en las profundidades, y que parecen estar preservados, reconozco que da un poco de optimismo para el futuro de los arrecifes de coral". Además agrega: “Significa que aún existen arrecifes de coral cuya salud aún no ha sido afectada por la actividad humana”.

El equipo a cargo de la misión tuvo la oportunidad de descubrir este arrecife pero también de presenciar el desove de los corales. Un momento que fue inmortalizado por el fotógrafo Alexis Rosenfeld, donde registró una nube que representa la semilla de coral: "Esta es la primera vez que presenciamos un evento así en profundidad".