meteored.cl

Los 5 desastres meteorológicos más devastadores de 2021 en el mundo

Estos han sido los eventos meteorológicos más extremos de este año, desde huracanes en China e India hasta inundaciones en Australia y Europa. Pérdidas que han costado miles de millones de dólares, muertes y desplazamientos durante el 2021.

Los huracanes son los fenómenos atmosféricos más violentos de nuestra naturaleza.

Pese a que otro año más la COVID ha dominado todos los titulares, la crisis climática ha continuado, en silencio, causando estragos en numerosas partes del mundo. Debido a ello, recopilamos los 5 fenómenos meteorológicos más catastróficos del año según la organización Christian Aid, tanto desde el punto de vista económico, con pérdidas de más de 1,5 millones de dólares en daños, como con las enormes pérdidas humanas, con más de dos mil fallecimientos.

Texas: Tormenta invernal

    El pasado febrero, una gran tormenta de nieve azotó al estado de Texas ocasionando un enorme corte de energía que provocó la escasez de suministros básicos, dejando alrededor de cinco millones de personas sin electricidad. El impacto económico ascendió a 200 mil millones de dólares en daños y aunque se registraron más de 215 muertes, se ha estimado que el verdadero el número podría ser tres veces mayor.

    Australia: Inundaciones

    En marzo, la costa este de Australia experimentó récords de precipitaciones e inundaciones durante una semana. En Sídney, las semanas de las inundaciones se convirtieron en las más húmedas jamás registradas. Alrededor de 18.000 personas tuvieron que ser evacuadas de la región, con daños que totalizaron 2,1 mil millones de dólares.

    Carretera inundada después de las lluvias torrenciales y desbordamiento de la presa en Queensland Australia, 23 de marzo de 2021.

    Francia: Ola de frío primaveral

    A principios de abril una ola de frío afectó a gran parte del centro de Francia causando grandes pérdidas agrícolas, con más de 80% de cosechas devastadas. Este fenómeno ha sido, oficialmente, el mayor desastre agrícola desde el comienzo del siglo XXI en el país.

    India y Sri Lanka: Ciclón Tauktae

    En mayo, el huracán de categoría 4 Tauktae se formó en el Mar Arábigo y se trasladó hacia la costa oeste de la India, afectando también a las Maldivas y Sri Lanka. Fue el ciclón más fuerte que había tocado tierra, en el estado de Gujarat, desde 1999. Los vientos intensos, lluvias e inundaciones, dejaron daños de más de 1,5 mil millones de dólares y al menos 198 personas murieron.

    Enormes olas producidas por la marea ciclónica del Huracán Tauktae. Fuente: SUJIT JAISWAL /AFP.

    Tauktae se caracterizó por su rápida intensificación en un periodo de tiempo muy corto, dificultando las medidas de prevención y maximizando los riesgos, fenómeno cada vez más recurrente debido al cambio climático.

    Europa: Inundaciones

    Las lluvias extremas azotaron a Europa occidental, principalmente en Alemania, del 12 al 15 de julio, con acumulados de más de 90 litros por metro cuadrado de lluvia en un solo día. Todo ello dio lugar a inundaciones que causaron más de 240 pérdidas humanas y daños de más de 43 mil millones de dólares.

    Un estudio de World Weather Attribution concluyó que Europa occidental es más propensa, concretamente entre 3% y el 29%, a sufrir este tipo de fenómenos debido al cambio climático.

    ¿Qué nos deparará el futuro?

    Los científicos lo tienen claro, a menos que el mundo actúe rápidamente para reducir las emisiones, es probable que este tipo de desastres empeoren. Steve Bowen, meteorólogo y director de Catastrophe Insight en las aseguradoras Aon ha señalado que el año 2021 es la sexta vez que las catástrofes naturales superan el umbral de pérdidas con más 100 mil millones de dólares. Todo estos eventos han ocurrido entre el 2011 y 2021, siendo este año el cuarto caso en los últimos cinco años.

    Las concentraciones de gases de efecto invernadero han alcanzado todos los récords a pensar de la pandemia. Esto datos preocupan y sobre todo tras la última cumbre del COP26 en Glasgow, donde los planes climáticos que componen el Acuerdo de París no estaban, actualmente, en camino de garantizar que el calentamiento global se mantenga por debajo de 1,5°C.