Con pandemia y todo: 2020 batió récord de CO2 en la atmósfera

Las evidencias suman y suman. Estamos en el camino equivocado y, aunque la ciencia marca la ruta hacia la mitigación y la adaptación, lo más probable es que en la COP26 la decisión sea continuar por esta senda que nos conduce hacia la sexta extinción masiva en el planeta.

Emisiones industriales
Las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzaron niveles récords en 2020, haciendo verse cada vez más lejos el objetivo del Acuerdo de Paris.

Con la pandemia, el planeta tuvo un respiro. Esta fue una de las frases más escuchadas y, a la vez, más erróneas que surgieron, especialmente, en 2020 cuando la Covid-19 causó los mayores estragos entre la humanidad que en gran medida se mantuvo confinada.

Tan equivocada es esa frase hecha que la concentración de dióxido de carbono (CO2), el más abundante de los gases de efecto invernadero (GEI), batió récord con 413,2 partes por millón (ppm) durante 2020. Esta cifra representa un incremento del 149% en comparación con los niveles preindustriales, según el reporte entregado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

En cuanto al metano (CH4) y al óxido nitroso (N2O), sus concentraciones equivalieron, respectivamente, a 262% y a 123% por sobre los índices preindustriales. “La ralentización económica causada por la Covid-19 no tuvo ningún efecto evidente en los niveles atmosféricos de los gases de efecto invernadero”, sostiene el informe.

Los datos fueron revelados a días de la Cumbre sobre Cambio Climático (COP26) que se desarrollará entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre en Glasgow, Escocia.

Inercia climática

El dióxido de carbono es un gas de larga vida y, por tanto, la temperatura promedio en el planeta seguirá subiendo durante décadas, e inclusos siglos, por eso es urgente detener las emisiones. “Si ello se suma al calentamiento del planeta, el resultado será la proliferación de fenómenos meteorológicos extremos (calor intenso, lluvias fuertes, derretimiento de hielos, alza del mar y acidificación de los océanos”, afirma la OMM.

Aproximadamente el 50% del CO2 emitido por la actividad humana permanece en la atmósfera, mientras que los océanos y los ecosistemas terrestres absorben la otra mitad.

Este es “un mensaje científico contundente a los negociadores en materia de cambio climático. Si se mantiene el actual ritmo de aumento de gases de efecto invernadero, el incremento de la temperatura a finales de este siglo superará por lejos el objetivo del Acuerdo de París (1,5 °C)", afirmó el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

atmósfera; planeta; gases de efecto invernadero
El dióxido de carbono es un gas de larga vida. La última vez que hubo concentraciones del orden de los valores actuales, fue hace más de 3 millones de años atrás.

"El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante siglos y aún más tiempo en los océanos. La última vez que se registró en la Tierra una concentración de CO2 comparable fue hace 3 a 5 millones de años. En esa época la temperatura era de 2 a 3 °C más cálida, y el nivel del mar entre 10 y 20 metros superior al actual. Pero entonces no había 7.800 millones de personas en el planeta", explicó Taalas.

Informes, evidencia, cada día vemos las consecuencias del calentamiento global y eso que la temperatura sólo ha subido 1,2 °C por sobre los niveles preindustriales. Las proyecciones indican que, de seguir al ritmo de hoy, a fines del presente siglo, a media térmica en el planeta podría subir 5 °C.

Todo esto ¿tendrá un correlato en la COP26? Lo más probable es que no, porque para los tomadores de decisiones la reactivación económica (del problema) es la prioridad, es decir, pan para hoy y extinción masiva para mañana.