¿De dónde vienen los nombres de los continentes?

Para el hombre moderno, acostumbrado a clasificar y nombrar los elementos de su entorno, es normal conocer que el territorio en que vive pertenece a un continente. Encuentra aquí una breve historia de por qué y cuándo denominaron a los continentes como los conocemos hoy.

Continentes
Desde la geografía se considera un continente como una masa de tierra emergida, con límites reconocidos (algunos aún en disputa). Y, ¿sabes de dónde vienen sus nombres?

Los diccionarios etimológicos de varias lenguas coinciden en que el origen de la palabra continente proviene del latín “continentis”. En su uso original para denominar amplias extensiones de tierras que se separan entre sí por grandes accidentes geográficos se unió a la palabra “terra”. Así que “terra continentis” eran para los antiguos romanos los vastos territorios que se separaban por mares. Con el uso coloquial de estos vocablos a través de los siglos la palabra “terra” fue quedando olvidada y solo quedó “continentis”.

Para la mayoría de las personas existen 6 continentes en el Planeta, y cada uno tiene sus límites y denominación muy vinculados a aspectos culturales y sociopolíticos acaecidos en los dos últimos milenios. Otros consideran que son 7 o más los continentes, y es frecuente que los libros escolares de muchos países difieran al enumerarlos.

distribución antigua planeta
¿Cómo era visto el mundo por las civilizaciones anteriores? Este es un mapa que ilustra el mundo antiguo.

Comencemos por tratar de esclarecer la discrepancia con relación al número de continentes. Es común que la existencia de un continente sea asociado al de una placa tectónica, que es un gran fragmento de la litósfera, la capa rocosa exterior de la corteza terrestre.

Los fragmentos del supercontiente Pangea, que hace 175 millones de años comenzó a fracturarse y dispersarse, dieron origen a las 14 grandes placas y otras 43 menores, que se identifican desde la geología moderna con exactitud.

Desde el punto de vista geológico se puede determinar que las placas, que pueden ser continentales, oceánicas o mixtas, pueden o no tener como “pasajero” a los territorios que hoy identificamos desde la geografía política como continentes.

¿Cada continente un nombre?

El continente americano, hasta hace poco más de 50 años, se consideraba uno solo, y su nombre lo debe al explorador italiano Américo Vespucio. En un mapa de 1507 el cartógrafo alemán Martin Waldseemüeller ya identificaba el “nuevo mundo” con el nombre del audaz navegante. En la actualidad se reconocen América del Norte y América del Sur como dos continentes, sustentado en la existencia de dos placas perfectamente delimitadas en esta región.

Europa vista desde el espacio; planeta Tierra
Las civilizaciones asentadas con posterioridad en Europa fueron modificando las fronteras del territorio, incluyendo todo aquel que se extendía al norte del Mediterráneo.

Muchos consideran, desde el punto de vista geológico, que lo que conocemos como el continente europeo es una península del asiático, pero desde la geopolítica Europa es un único y próspero territorio. Este continente se especula que tomó su nombre de Europa, en idioma griego Εὐρώπη, una bella princesa fenicia que fue raptada por Zeus y llevada a la isla de Creta. Se refiere con exactitud que en el 250 a.C. en el Himno Homérico a Apollo, ya se usa Europa para referirse a la región continental de Grecia.

Ya en 1790 el geógrafo sueco Philip Johan von Strahlenberg, estableció la frontera oriental de Europa en los montes Urales, y actualmente desde un enfoque sociopolítico es identificado como la región ocupada por naciones que comparten una identidad cultural.

Varias teorías apuntan el origen del nombre de Asia a la palabra “asu”, que significa “tierra del sol naciente” en el idioma arcadio, hablado por los pobladores de la antigua Mesopotamia. También se cree que proviene de 'Assuva' o 'Asuwa', como se identificara en 1235 a.C. el territorio conquistado por el Rey de los Hititas.

África debe su nombre a los romanos, que en el 146 a.C ya identificaban el territorio conquistado tras las Guerras Púnicas con el nombre de la tribu “Afri” que habitaban el norte de esta región conquistada.

El nombre de Oceanía tiene su origen en la mitología griega, en el nombre del dios Okeanós, y tan reciente como en 1812 fue que el geógrafo danés Conrad Malte-Brun quien lo propuso para designar a la plataforma ocupada por Australia y otras islas del Pacífico Sur.

¿Sabes de dónde ganaron los océanos sus nombre? Te lo contamos.

La Antártica es otro de los continentes reconocidos y su nombre, como el de la masa de agua que le rodea, proviene del vocablo griego ἀρκτικός (“arktikos”), que significa cerca del oso, refiriéndose a las constelaciones de la Osa Mayor y la Osa Menor visibles desde el punto más al norte del planeta, con el sufijo “Ant” para identificar la región contraria a esta.

Recientemente se han identificado nuevos continentes ya nombrados como el Gran Adria, Icelandia y Zealandia. Y la Tierra en su dinámica evolución nos permite vislumbrar la aparición de otros continentes en los próximos millones de años. ¿Los terrícolas que nos sucedan los nombrarán honrando la memoria de generaciones pasadas? La Historia lo dirá.