meteored.cl

Días con calor extremo de más de 50 ºC están aumentando en el planeta

Un artículo divulgado por la BBC indica que los episodios de calor extremo prácticamente se duplicaron en las últimas décadas, sucediendo en regiones donde nunca antes se habían registrado temperaturas extremamente altas.

Calor en el desierto
Los episodios de calor extremo continuarán aumentando su frecuencia en las próximas décadas.

En los últimos años ha aumentado el número de investigaciones que apuntan hacia un aumento en la ocurrencia de fenómenos atmosféricos extremos en el mundo. En relación a las temperaturas, un artículo producido por la BBC en conjunto con científicos de Oxford, Berkeley y otras instituciones del mundo, mostró que el número de días con temperaturas extremas por sobre los 50 ºC casi duplicó en 40 años.

Entre 2010 y 2019 este tipo de eventos de calor extremo ocurrieron, en promedio, 26 días por año. Antes de 2010, el promedio era de 14 días. El artículo también apunta que el calor extremo, que antes era restricto a la región del Medio Oriente y del Golfo, ahora está ocurriendo también en otras partes del mundo, lo que acarrea desafíos sin precedentes ante nuestra forma de vida y nuestra salud.

Temperaturas levemente más bajas, pero aún nocivas a la salud de las personas, también están ocurriendo con más frecuencia. En el caso de temperaturas por sobre los 45 ºC se notó un aumento de 14 días por año en el número de ocurrencias.

En resumen, el artículo indica que los eventos de calor extremo se están volviendo cada vez más frecuentes alrededor del planeta, lo que no es un problema apenas vinculado a la salud de las personas, sino que también envuelve edificaciones, carreteras y sistemas de energía, que son afectados fuertemente por el calor.

Este 2021 ya se registraron eventos récords de calor con valores de temperatura por sobre los 45 ºC en Europa y en el norte de África. Los 48,8 ºC en Italia y 49,6 ºC en Canadá son los primeros alertas de que temperaturas superiores a 50 ºC comenzarán a registrarse con frecuencia en todos los continentes en los próximos años, incluso donde este fenómeno no era común.

¿Qué otros estudios corroboran los resultados de la BBC?

Los resultados de la BBC están de acuerdo con decenas de artículos científicos desde 2012 en el Bulletin of the American Meteorological Society (BAMS), que dedica una edición anual a las investigaciones sobre el impacto de las actividades humanas en los fenómenos meteorológicos extremos.

De acuerdo con un artículo publicado por la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de São Paulo (FAPESP, por su sigla en portugués), cuatro de cada cinco trabajos en la última década identificaron algún nivel de influencia de las actividades humanas en la periodicidad o intensidad de eventos extremos, no sólo relacionados al calor, sino que también a las grandes sequías y lluvias torrenciales.

Todo evento extremo tiene un componente natural, pero algunos de ellos también tienen características favorecidas por el cambio climático inducido por la humanidad, dijo José Marengo del CEMADEN.

El meteorólogo Rafael de Abreu, uno de los investigadores brasileños que publicó sus resultados en la revista BAMS, descubrió que la acción humana aumentó la posibilidad de que ocurrieran fenómenos de lluvia extrema en la cuenca del Río Uruguay y también en la ciudad de Belo Horizonte, en el estados de Minas Gerais, lo que indica que el cambio climático puede tener impactos mucho más extensos de los que imaginábamos. Su estudio fue realizado en conjunto con investigadores de la Universidad de São Paulo, el Instituto de Investigaciones Espaciales (INPE), el Centro Nacional de Monitoreo y Alertas de Desastres Naturales (CEMADEN) del Brasil, y de las Universidades de Edimburgo y Oxford.

Por esto, la comunidad científica ha presionado cada vez más a los líderes mundiales pidiendo acciones urgentes. En noviembre, la cúpula de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) debe abordar la pauta y exigir el compromiso con la disminución de las emisiones de contaminantes.

Una de las mejores maneras de ayudar es mostrar apoyo y comprometimiento con la pauta ambiental. Está en las manos de la población exigir los cambios que necesitamos del gobierno y de la industria para evitar un futuro desastroso.