Pronósticos de viento reducirían las emisiones de carbono de aviones

Los datos de previsión meteorológica de Met Office están ayudando a la industria de la aviación a realizar importantes disminuciones en las emisiones de carbono y ahorrar dinero en combustible.

Aviación y carbono
La aviación contribuye con alrededor del 2% de las emisiones mundiales de carbono, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Este organismo predice que para 2037 el número de pasajeros aéreos se duplicará a 8.200 millones.

La compañía de software sueca AVTECH utilizando datos de Met Office,ha decidido colaborar con diferentes aerolíneas para que estas puedan volar de manera más eficiente, esto gracias a la incorporación de la tecnología ClearPath cuyo potencial es capaz de ahorrar hasta 1,24 millones de toneladas de CO2 cada año.

ClearPath permite a los pilotos realizar ajustes en su ruta de vuelo para ahorrar combustible y volar de la manera más eficaz posible. Esto se produce al calcular y enviar el perfil de vuelo más óptimo a la cabina del avión, integrando datos globales meteorológicos de alta resolución del viento en intervalos de menos de un minuto, lo que mejora en gran medida la eficiencia de los vuelos, logrando de esta forma minimizar la huella ambiental de cada vuelo individual.

Trazando mejores rutas considerando los datos de viento en alta resolución, los aviones lograrán minimizar su huella ambiental.

El Jefe de Transporte de la Oficina Meteorológica, Jonathan Dutton, dijo: “A medida que el mundo avanza hacia cero neto, es crucial que usemos toda la tecnología a nuestra disposición para ayudar a reducir las emisiones de CO2 . Mediante el uso de datos de previsión meteorológica global de alta resolución de la Met Office, se podrían ahorrar cientos de miles de toneladas de CO2 cada año, si las aerolíneas adoptan una tecnología innovadora como la solución desarrollada por AVTECH. Este es solo un ejemplo de cómo se pueden utilizar los datos meteorológicos para realizar mejoras significativas en las emisiones de las industrias del transporte”.

Norwegian Airlines ha sido una de las primeras en adoptar la tecnología, usando su avión Boeing 737, durante esta experiencia han descubierto que la aerolínea podría reducir las emisiones de CO2 entre 10 a 15 mil toneladas adicionales por año, en base a los niveles de tráfico aéreo anteriores al COVID-19. Esto equivale a la misma cantidad de emisiones producidas por 31 millones de millas conducidas en un vehículo de pasajeros, algo así como, conducir ida y vuelta a la Luna por 64 veces.

Si hacemos un cálculo con mayor altura de miras y dimensionamos lo que se podría lograr si todas las aerolíneas adoptaran esta tecnología, nos encontraríamos con que, aunque estuvieran operando solo con el 40% de los niveles de tráfico aéreo, como lo ha sido bajo efectos del COVID-19, se podrían ahorrar hasta 496 mil toneladas de C02 cada año. Y si la industria vuelve a los niveles que se registraban antes del COVID-19, se podrían ahorrar 1,24 millones de toneladas cada año.

Anders Fagernæs, vicepresidente de sostenibilidad de Norwegian Airlines, se refirió a esta implementación y comentó: “Norwegian se enorgullece de ser un líder de la industria en el uso de tecnologías de ahorro de combustible que conducen a una reducción de las emisiones de CO2 y una mayor eficiencia en la planificación de vuelos. Nuestros pilotos están a la vanguardia de nuestros objetivos de sostenibilidad, su amplia experiencia, junto con la capacitación continua en las mejores prácticas de ahorro de combustible, ha permitido tomar medidas inmediatas y tangibles para reducir nuestras emisiones de CO2 en cada vuelo".

ClearPath es solo un ejemplo de cómo los grandes volúmenes de datos producidos por Met Office pueden mejorar los impactos climáticos de la industria. Se espera que a futuro esta tecnología de alta resolución también pueda desarrollar pronósticos más detallados, de corto a mediano alcance, y que pueden representar los procesos atmosféricos con mayor precisión, además de tener una representación más detallada de las características de la superficie, como las costas y la orografía, siempre apuntando a la seguridad y el bienestar mundial.