8 de mayo: Día mundial de las aves migratorias

Este día se conmemora para generar conciencia frente la relevancia que tienen las aves migratorias en el ecosistema y las constantes amenazas que enfrentan en nuestro planeta.

El vuelo de las aves migratorias
La migración de las aves consiste en los viajes estacionales regulares realizados por muchas especies de ellas.

El Día Mundial de las Aves Migratorias, se inició en el año 2006 y su sentido se basa en generar conciencia por la conservación de las aves que migran y sus hábitats ante las amenazas que enfrentan, su importancia ecológica y la necesidad de la cooperación internacional para su conservación.

Cada año se destaca un tema en específico para conmemorar este día, relacionado con las distintas problemáticas a las que las aves se enfrentan a lo largo de sus trayectos migratorios. Este año el lema es “su futuro es nuestro futuro”, destacando la estrecha relación entre los seres humanos y la naturaleza.

El objetivo planteado es sensibilizar sobre la necesidad de un trabajo sostenible de los recursos naturales, proponiendo la conservación de las aves como acción importante para el futuro de la humanidad, ya que son factores relevantes que indican constantemente el estado de los ecosistemas que habitan, de allí su rol clave para nuestro planeta.

¿Qué peligros corren?

La intensa actividad humana ha causado un gran desequilibrio en los ecosistemas marinos y terrestres de todo el mundo. Prácticas como la caza, la desforestación y extensas áreas destruidas por la contaminación provocada por desechos, han llevado a las aves migratorias a desaparecer de forma paulatina por esta trasformación en su entorno.

Según los últimos datos registrados, un 90% de las aves mueren por comer plásticos que son encontrados en sus intestinos, como resultado del comportamiento irresponsable de los seres humanos.

Cada año, las aves migratorias son capturadas ilegalmente con trampas y redes de forma indiscriminada y en algunas oportunidades cruelmente asesinadas, lo que ocasiona que las especies se encuentren al borde de la extinción, el correlimos semipalmeado, un migrante de largas distancias, que inverna en la Guyana, Surinam y la Guayana Francesa, ha reducido su población en casi un 80% debido en gran medida a la caza generalizada.

Y, ¿qué podemos hacer?

Tras esta problemática ambiental y con el propósito de concientizar la magia natural de la migración de las aves y además, generar conciencia de la amenaza a la que se enfrentan constantemente se intenta sensibilizar reconociendo las largas distancias de vuelo que les implica recorrer y que a su vez las hace cruzar muchas fronteras en las cuales los países presentan diferentes políticas, legislación y medidas de conservación, por lo que es indispensable la cooperación internacional entre los gobiernos, las ONG y otras partes interesadas a lo largo de toda la ruta migratoria de una especie, con el fin de que el conocimiento pueda ser compartido y coordinado con los esfuerzos de conservación.

Es indispensable la cooperación internacional entre los gobiernos, las ONG y otros a lo largo de toda la ruta migratoria de una especie, con el fin de que el conocimiento pueda ser compartido y coordinado con los esfuerzos de conservación.

Los instrumentos marco de coordinación necesarios para dicha cooperación es proporcionado por los acuerdos ambientales como la Convención sobre Especies Migratorias (CMS) y el Acuerdo sobre las aves de África y Eurasia (AEWA),quienes colaboran en generar políticas de cuidado y protección de las aves migratorias.

Hoy más que nunca, es indispensable tomar conciencia, pues las aves migratorias desempeñan un papel de vital importancia en el medio ambiente. Gracias a su existencia en el planeta, se puede lograr un perfecto equilibrio y así evitar la propagación de plagas que afecten la salud de los seres humanos.